martes, 24 de febrero de 2009

Ineludible

FLORES DESHOJADAS
RAMÓN CASAS I CARBÓ - España

Mírame. Yo no soy esa forma que creaste en tu armónico sueño. Mírame.
Remueve los húmedos escombros de extraviadas ilusiones, amenazadores alacranes querrán intimidarte.
Camina y sufre la taciturna senda de mis pérdidas.
Golpea insistentemente mis sólidas rocas hasta aprender que sólo podrás acariciarlas, que nunca jamás te colarás en ellas.

Despéñate en el abismo de mis vacilaciones.
Traduce los motivos de mis desaciertos.

Descifra la grafía de mis congojas.
Adhiérete a mi desconfianza.

Líate a mis resistentes espantos.
Agótate ante mis arbitrarios, abusivos, despóticos antojos.
Desfallece con mi imprudencia.
Desgárrate en los lacerantes vértices de mis cristales rotos.
Elévate en las trombas de mis torbellinos.
Mírame, reconóceme. Entonces, si todavía lo deseas, si no dudas de que nunca querrás verme dormida…desvélame.


Y seré entera para ti.

lunes, 23 de febrero de 2009

Dardos Amistosos

Mis queridas amigas Lisebe y Marga hoy me han entregado premios. Marga un premio a la Creación Artística. Lisebe el Premio Dardo en reconocimiento a lo transmitido en este espacio. No sé si los mereceré, pero como siempre digo, lo que vale en realidad es la intención del que obsequia, y sus motivos me han honrado...así que GRACIAS a las dos y ya pasan "mis laureles" al rinconcito de premios a la derecha de esta página.


El Premio Dardo es el reconocimiento a los esfuerzos que cada uno de nosotros hacemos para transmitir los valores éticos, culturales, literarios o personales.

Y acá están las instrucciones que me dio Lisebe:

1º Aceptar, y hacer que el logo sea visible siempre en el blog.


2º Hacer un link al blog que te ha premiado.


3º Premiar a otros 15 blogs, diciendo por qué los premias y avisarles.



Aquí los condecorados:



Ev
Por su riqueza interior que desnuda en letras de una gran belleza

Colo
Por el reconocimiento a su tierra santafecina, a su geografía, a su cultura y a sus habitantes.

Marga
Por su gran generosidad al compartir su bella voz en hermosas canciones.

Juan Antonio
Por traernos una visión del mundo llena de amor y sosiego.

Tumulario
Por su extraordinaria sensibilidad plasmada en bellos poemas.

Nerina
Por su alma de poetisa que nos acaricia tibiamente.

Gamar
Por sus historias oníricas, por su sinceridad y por haber logrado en muy poco tiempo un exitoso blog.

Luis Antonio
Por su interesante bitácora. Por sus bellas grageas y haykúes.
Por sus interrogantes que invitan a la reflexión.
Por su paciencia. Porque me cuenta de mi Nano.

Marisol
Por su palabra bella que nos llena de emoción y llena el espacio de poesía.

María Adelina
Por su capacidad de encontrar en todo un enriquecedor aprendizaje.

Borraeso
Por sus pequeñas grandes cosas llenas de ternura

Miguel Ángel
Por su tenacidad y generosidad para llevarnos por el camino de sus grandes Maestros y por su excelente humor.

Mucha
Por su energía y sus ganas de vivir a pleno.

Faladomi

Por sus exquisitos textos de atrapante trasfondo.


Joselo
Por sus paseos, acompañados de actualidad e interesantes pensamientos.


Loro, Luz de Gas, Dr. Krapp, Susana...coincido con Lisebe que les ha entregado merecidamente el premio.

Me tomo el atrevimiento de violar las reglas y conceder un Dardo al blog A Flor de Piel. A su autora, que con delicado erotismo y sensualidad desnuda su esencia de mujer, identificándome íntegramente con ella.


Gracias a todos por acompañarme. Besitos

viernes, 20 de febrero de 2009

Sueño cumplido y fortalecido...

NERINA THOMAS

Ardiendo por el este, oscuro y amenazante por el oeste, comenzó el día. Así me enfrenté hoy a once horas de trabajo intenso, extenuante; suplicando que la tormenta llegara para traer un poco de sosiego a nuestros agobiados cuerpos y deseando que no se desatará con la furia de las de las semanas pasadas. Ella pasó, sin pena ni gloria, dejando en el asfalto el sopor de sus gruesas gotas hirviendo bajo el sol.


Al salir, a la media tarde, mientras los pies remolcaban mi cansado cuerpo hacia su casa, pensaba si sería el día apropiado para el encuentro tan esperado ¡Que egoístas, qué pequeños llegan a ser nuestros pensamientos cuando se subordinan a la materia! No alcanzaba a ver que caminaba hacia el alivio, hacia el bálsamo reparador.


Nada más verla avanzar, con los brazos abiertos, con todo su rostro delineando una sonrisa, con su bella voz dándome la bienvenida, sentí una brisa fresca. Y aunque hoy nos vimos por primera vez, en breves minutos, yo descansaba, cuerpo y alma en la casa de una vieja amiga. Porque así es ella...como la conocí en su espacio virtual. Así, con esa sencillez, con los sentimientos a flor de piel, con esa fortaleza de mamá que ha sufrido la más grandes de las pérdidas y con ese agradecimiento y orgullo por el hijo que abraza y por la hija que ya no está, con esa preocupación por cada uno de los problemas que afectan a sus amigos. Así, como yo la conocí a través de sus textos.

Viejas amigas que entre amarguito y amarguito comparten sus cosas. Así Nerina, así lo he sentido. Al despedirnos me dijiste que ibas a poner mi foto de las alas abiertas...y ahora te digo, sueño cumplido sí, sueño fortalecido...momento que marca el inicio de horas dichosas; de horas que traerán caricias al alma, como vos decís.


Gracias Nerina, por ser como sos, por abrir conmigo las alas y por las bellas palabras que dedicaste a nuestro encuentro.. Otro abrazo lindo como el que nos dimos.

martes, 17 de febrero de 2009

Marina

MARINA
XUL SOLAR - Argentina

Escucha el rumor de la espuma
que llega humedeciendo tus orillas.
Siente en la piel
el salobre ardor
de su efervescente burbujeo.
Abandona tu barca
al suave oleaje
que la mece, que la invade,
rompiéndose en destellos
de esmeralda y lapislázuli.
Sumérgete en mis aguas.
Descubre los profundos secretos
custodiados para ti.
Déjate envolver
en una brisa de suspiros.
Navégame...
y un aleteo de gaviotas
retumbará en el cielo.

viernes, 13 de febrero de 2009

En Imágenes



NO SON BOTAS JUAN, SON PIERNAS

FOTOGRAFÍA DE EV - COSTA RICA

Mi amigo Juan Antonio me ha invitado a un “meme”, y aunque mucho no me gustan los memes (como él mismo dice), no puedo negar que algunos me divierten y no es cuestión de defraudar a un amigo entrañable, aunque creo que mi personalidad está bien desnudita en este espacio. Ahí va “yo en imágenes”…y algunas palabritas Juan? Sabes que no puedo sin ellas (y conste que me privaste de los zapatos eh)




MAITENA - Argentina
Mujer. Como dice lisebe ”soy mujer y sus circunstancias”. Y le agrego “dispuesta a disfrutar lo que me ha tocado ser”, que si fuera hombre haría lo mismo. Pero soy mujer y me gusta serlo. No vivo en el Paraíso, aunque algunas veces he estado cerca, pero nunca perdonaría a Eva que hubiese evitado la tentación.




FOTOGRAFÍA DE EV - Costa Rica

Sensual. Disfruto de mi cuerpo y de absolutamente todas las posibilidades expresivas y perceptivas que ofrecen los sentidos. Y ¡ojito! aunque lo dicho implica sexualidad, no se limita a ello. Mis sentidos me regalan muchos y variados placeres.




Soy mamá y todo lo que implica. Es la mejor decisión que tomé en la vida. Esto no tiene nada que ver con ser mujer y estar nueve meses embarazada. Ya lo he dicho muchas veces. No creo en el “instinto maternal”. Soy mamá por elección, dedicación, amor y responsabilidad. Los mismos motivos por los cuales un hombre puede decidir ser papá.





MAITENA
Soñadora. Empedernida pero consciente. Sé muy bien qué sueños son posibles de realizar y cuáles no. Mi cable a tierra me permite conservar algo de cordura y sacar provecho de la realidad.




Blogger. Sin palabras, aunque hoy se ha encaprichado y no me deje alinear los textos, soy blogger..




Les cuento las mismas indicaciones que recibí:
Los nominados deberán sacar una foto de, al menos, CINCO imágenes que definan su estilo o personalidad. Queda descartada la ropa interior, salvo la explícitamente erótica. Tampoco podrán ponerse complementos demasiado evidentes: bolsos, zapatos, collares o cinturones.Tampoco valen los materiales fungibles: pañuelos de papel, toalllitas, preservativos o similares. Cada uno de los nominados deberá nombrar a un mínimo de CINCO blogs, y siempre hacer referencia a mi blog
http://ceibodelparana.blogspot.com/.



Y ahora Juancito, voy a ser desobediente (esperabas otra cosa de mí?). Invito a todos, porque sé que no me van a defraudar...o sí? Amiguit@s, a mí me gustaría tanto que se animen. Me lo cuentan y los vamos a visitar. Gracias.



Gracias Ev por tus bellas fotos.

Gracias Maitena (Humorista Gráfica, argentina)



martes, 10 de febrero de 2009

Isla Negra...Sueño Cumplido

"La casa...No sé cuando me nació...Era a media tarde, llegamos a caballo por aquellas soledades... Don Eladio iba delante, vadeando el estero de Córdoba que se había crecido...Por primera vez sentí como una punzada este olor a invierno marino, mezcla de boldo y arena salada, algas y cardos...Aquí, dijo don Eladio Sobrino (navegante) y allí nos quedamos. Luego la casa fue creciendo, como la gente, como los árboles". Pablo Neruda





Sin duda, la experiencia de ingresar en la casa de Isla Negra no puede contarse en toda su magnitud.
En grupos de ocho, con las cámaras apagadas y bien guardadas traspasamos la puerta. Los cuartos son pequeños, las puertas y escaleras angostas. Un barco quiso ser la casa…y te embarcas en la aventura de una vida osada, intrépida. En el piso, caracoles incrustados, para pisar la playa, para darle el placer del mar a los pies. Ay, qué ganas de abandonar las zapatillas.
Siempre me había sentido atraída por esa obsesión de Neruda de juntar cosas y darles un significado, darle vida y poesía a cada una. Como él mismo decía, no era un coleccionista, era un “cosista”. Según Matilde, muchas veces hizo tambalear el presupuesto familiar para adquirir aquellos objetos deseados.




EL COMEDOR DESDE EL EXTERIOR



El impacto que se siente al entrar al estar es indescriptible. Mascarones de proa, dispuestos en semicírculo frente a la gran ventana por donde se ve la playa. Recordaba yo la Elegía a la Estatua de Proa y las miraba embelesada. Eran sus mujeres, decía, por eso colocó junto al ventanal la figura tallada en madera del Gran Jefe Comanche, para que las retuviera cuando quisieran huir tentadas por volver a surcar mares.
Al pasar a la sala contigua, el comedor, reconocí con gran emoción a la María Celeste, la pequeña y hermosa estatua de proa. Un busto del Pirata Morgan está colocado en diagonal a la Celeste, para que se enamoren, quiso Neruda. Él ya está prendado para toda la eternidad, su mirada lo dice, pero ella lo ignora y no aparta sus húmedos ojos de aquellas rocas y aquel mar, tal vez añorando algún amor perdido en otras orillas ocultas por el inmenso Pacífico.



MARÍA CELESTE


De María Celeste escribió:
"Yo tengo mascarones y mascaronas. La más pequeña y deliciosa, que muchas veces Salvador Allende me ha tratado de arrebatar, se llama María Celeste. Perteneció a un navío francés, de menor tamaño, y posiblemente no navegó sino en las aguas del Sena. Es de color oscuro, tallado en encina; con tantos años se volvió morena para siempre. Es una mujer pequeña que parece volar con las señales del viento talladas en sus bellas vestiduras del Segundo Imperio. Sobre los hoyuelos de sus mejillas, los ojos de loza miran el horizonte. Y, aunque parezca extraño, estos ojos lloran durante el invierno, todos los años. Nadie puede explicárselo. La madera tostada tendrá talvez alguna impregnación que recoge la humedad. Pero lo cierto es que estos ojos franceses lloran en invierno y que yo veo todos los años las preciosas lágrimas bajar por el pequeño rostro de María Celeste". En Confieso que he vivido.

y en Para nacer he nacido, "...de este largo cajón parecido a un ataúd sale un dulce rostro de mujer, altos senos de madera que cortaron el viento, unas manos impregnadas de música y salmuera. Es una figura de mujer, un mascarón de proa. La bautizo María Celeste porque trae el misterio de una embarcación perdida. Yo encontré su belleza radiante en un bric à brac de París, sepultada bajo la ferretería en desuso, desfigurada por el abandono, escondida bajo los sepulcrales andrajos del arrabal. Ahora, colocada en la altura navega otra vez viva y fresca. Se llenarán cada mañana sus mejillas de un misterioso rocío o lágrimas marinas".



ESCALERA EXTERIOR DEL DORMITORIO. DEBAJO COLECCIÓN DE BOTELLAS

Subimos la estrecha escalera que da ingreso al dormitorio…Su cama, su cama testigo de pasiones incontrolables, su cama vestigio de su sufrimiento final, su cama dispuesta en diagonal hacia el ángulo que forman las grandes ventanas, cuadros en movimiento, magnéticos, fascinantes…¿Cómo apartar la mirada? ¿Cómo no soñar su despertar junto a la amada? ¿Cómo no revivir sus poesías impregnadas de pasión? “El Océano Pacífico se salía del mapa. No había dónde ponerlo. Era tan grande, desordenado y azul que no cabía en ninguna parte. Por eso lo dejaron frente a mi ventana”
Así tenía que estar la cama, con su cabeza recibiendo el sol, con el sol desapareciendo a sus pies. Cansado Neruda de que la señora que ayudaba en las tareas de la casa modificara su posición, hizo construir un mueble para colocar detrás de la cabecera con el ángulo exacto que marcara su ubicación.



LA PUERTA QUE DA ACESO A LOS SECTORES DEL ESTUDIO


La reducida puerta que se abre hacia el estudio nos lleva a un paso que no sé si es estrecho o lo hace parecer toda la colección de máscaras, africanas, andinas, venecianas, javanesas; toda la historia de los barcos encerrados en botellas, las mariposas, los telescopios…y me quedo sin nombrar. No lo sé, es angosto y tan inmenso!!!
Seguirlo hasta el final es asombroso. Se imaginan encontrar la mesa donde escribía? con sus manuscritos? Otra vez el cuadro en movimiento delante, testigo de su eterno romance con el Pacífico. Y detrás “la Guillermina”, “la no santa” “la desvergonzada”. La Guillermina con sus grandes pechos turgentes escapando del corsé. La más hermosa y la destinada a que “nadie descubra su belleza, porque nadie la mirará a los ojos”. Le recordaba un amor y escribió “¿Dónde esta la Guillermina?”
Retratos de sus admirados poetas, Lorca, Gabriela Mistral, Hernández, Whitman, Baudelaire entre otros.


LA GUILLERMINA Y A LA DERECHA EL ESCRITORIO DE NERUDA


Luego la sala donde se casó con Matilde, la chimenea en medio del precioso mural en piedras de María Matner. Una piedra de distinto color y tamaño sobresale, es la única que puso Neruda. “Mis manos sólo sirven para escribir y para acariciar mujeres” decía.
Por eso bosquejaba y dejaba que otros hicieran y desarmaran si no quedaba como lo había imaginado.
En este sector está también el famoso caballo de tres colas y el baño erótico. "No te acerques Matilde a este baño, porque es un baño de hombres" Un pequeño baño empapelado con fotos de mujeres en poses provocativas y poca ropa para la época, principios del siglo XX. Imagínense, yo iba ese día más desnuda.
Y aún queda otro cuarto, el reservado a Chile. Y otra vez junto a la ventana una mesa para escribir, un trozo de madera que divisó con su catalejo. Despertó a Matilde diciéndole “ahí viene mi escritorio” y juntos bajaron a la playa a esperar el regalo del mar. La puerta de un barco, restos de un naufragio que podría haberse perdido en el océano, escritorio de Neruda.


Esta entrada no ha querido ser la enumeración de algunas de las tantas cosas que alberga la casa de Isla Negra. Quiso ser un homenaje a uno de los poetas más admirados por muchos y por mí, por su vuelo, por su compromiso, por la belleza de su poesía. Un homenaje a las indescriptibles sensaciones que Neruda me provoca.



EL RITO
Muchos habrán visto fotos mías en esta misma pose. Es un rito que repito cada vez que cumplo un sueño. Abrir las alas y emprender el vuelo hacia otro anhelo.

ISLA NEGRA. SUEÑO CUMPLIDO
Las fotos de interiores fueron tomadas de la página

jueves, 5 de febrero de 2009

El Capitán

LA COSTA DE ISLA NEGRA
El sábado partimos muy temprano para recorrer, hacia el sur de Valparaíso, los aproximadamente 100 kilómetros que separan a esta ciudad de Isla Negra. La “vaguada costera”, que oculta hasta el mediodía cualquier paisaje en una niebla cerrada, me preocupaba. No iba a poder ver el mar que vieron los ojos de Neruda. Iba en silencio, escuchando al guía local que recitaba poemas muy conocidos para mí y relataba historias que le contaron los que compartieron parte de su vida con el poeta. Rafita, el carpintero y albañil de la casa de Isla Negra; los vecinos de Don Pablo; Enrique Segura, su ahijado. Historias que no cuentan los libros. Muchas de las personas que compartían la excursión sólo conocían a Neruda por los 20 Poemas de Amor y casi nada de su vida, pero Carlos es un chileno apasionado por “el viejo” y poco a poco atrapó a todos.
Mientras nos acercábamos, sorprendentemente, la vaguada se iba retirando. A las nueve de la mañana!!!
En el camino hasta la entrada me pasó lo que había presentido. La emoción me embargaba y todos los sentidos, a un tiempo, despertaron. En la piel la brisa del mar con su sabor salobre, los pasos andando sus caminos, los ojos que no alcanzaban, el aroma de las flores y el sonido de las olas golpeando los acantilados me decían, estás acá, donde soñaste.


A LA DERECHA SE OBSERVA PARTE DE SU COLECCIÓN DE BOTELLAS



La casa estaba aún cerrada, había que esperar. Me acerqué al portal y la vi enredándose en los árboles, en el alambre. Reconocí los clavos y las hojas, pero el color de la flor era muy diferente a las que conocía. Todavía sin creerlo pregunté a Carlos y casi me caigo cuando me dijo: Es una pasionaria. Una maracuyá!!! Una maracuyá enmarcando la entrada de la casa de Neruda!!! Una maracuyá que esperaba sus regresos a Isla Negra.
Noooo…no, era demasiado. Mírenla.




Me aislé del grupo, me sentía rara ante los demás que tal vez no entendían mis lágrimas, pero alguien las vio y se acercó…entonces le conté por qué había viajado a Chile y se emocionó también. Me dijo: Ven, mira, este señor es Enrique Segura, el hijo adoptivo de “el viejo”. Pobre Enrique Segura, creo que habrá pensado, qué he hecho para merecer esto,
una mujer lagrimeando y muda…ay, sólo supe que alguien tomó la cámara y pidió, una foto…él accedió riendo. Pero si yo no soy tan lindo, dijo; y no me acuerdo si pude decirle gracias. En el título hay un enlace que explica la relación de Segura con Neruda.
Era de padre e hijo, si no lleva su apellido es porque la abuela de Enrique se negó rotundamente a una adopción legal, pero Don Pablo lo adoptó con su cariño.
Acá estamos, parece que a la cámara también se le nublaron los ojos, pero para mí es un tesoro
.




Neruda amaba el mar, pero le temía, no le gustaba navegar. Él mismo se llamaba “el capitán”. Todo dentro y fuera de su casa está relacionado con aquella pasión. Compró esta barca y allí recibía a sus amigos, comían y bebían en abundancia dentro de ella. Y cuando “desembarcaban”, él decía “el mar nos ha mareado”.





Cuando pasaba un barco, “el viejo” hacía sonar las campanas y escuchaba la respuesta. Un saludo de capitán a capitán. Parezco muy quietita ahí pero estaba tentadísima de prenderme y oírlas. Y ahora pienso, lo hubiera hecho ¿qué hubiese pasado?







Esta placa dice "Todos fueron entrando al barco. Mi poesía en su lucha, había logrado encontrarles Patria. Y me sentí orgulloso". Recuerda un episodio poco conocido en la vida de Neruda. En 1934 es nombrado Cónsul de Chile en Barcelona. En 1939, hacia el término de la Guerra Civil Española, Neruda, muy afectado por la situación de cientos de miles de españoles, logra convencer al Gobierno de Chile, para ofrecer a los refugiados españoles existentes en Francia y Norte de África, una segunda patria: Chile. Aquí está su propio relato.



"Me gustó desde un comienzo la palabra Winnipeg. Las palabras tienen alas o no las tienen. La palabra Winnipeg es alada. La vi volar por primera vez en un atracadero de vapores, cerca de Burdeos. Era un hermoso barco viejo, con esa dignidad que dan los siete mares a lo largo del tiempo...Ante mi vista, bajo mi dirección, el navío debía llenarse con dos mil hombres y mujeres. Venían de campos de concentración, de inhóspitas regiones del desierto. Venían de la angustia, de la derrota y este barco debía llenarse con ellos para traerlos a las costas de Chile, a mi propio mundo que los acogía. Eran los combatientes españoles que cruzaron la frontera de Francia hacia un exilio que dura más de 30 años. Yo no pensé, cuando viajé de Chile a Francia, en los azares, dificultades y adversidades que encontraría en mi misión. Mi país necesitaba capacidades calificadas, hombres de voluntad creadora. Necesitábamos especialistas.Recoger a estos seres desperdigados, escogerlos en los más remotos campamentos y llevarlos hasta aquel día azul, frente al mar de Francia, donde suavemente se mecía el barco Winnipeg, fue cosa grave, fue asunto enredado, fue trabajo de devoción y desesperación. Mis colaboradores eran una especie de tribunal del purgatorio. Y yo, por primera y última vez, debo haber parecido Júpiter a los emigrados. Yo decretaba el último Sí o el último No. Pero yo soy más Sí que No, de modo que dije siempre Sí.Estábamos ya a bordo casi todos mis buenos sobrinos, peregrinos hacia tierras desconocidas, y me preparaba yo a descansar de la dura tarea, pero mis emociones parecían no terminar nunca. El gobierno de Chile, presionado y combatido, me instaba en un telegrama a cancelar el viaje de los emigrados.Hablé con el Ministerio de Relaciones Exteriores de mi país. Era difícil hablar a larga distancia en 1939. Pero mi indignación y mi angustia se oyeron a través de océanos y cordilleras y el Ministro se solidarizó conmigo Después de una crisis de gabinete, el Winnipeg, cargado con dos mil republicanos que cantaban y lloraban, levó anclas y enderezó rumbo a Valparaíso. Que la crítica borre toda mi poesía, si le parece. Pero este poema, que hoy recuerdo, no podrá borrarlo nadie", escribió el poeta acerca de esta hazaña.




Descendiendo hacia la playa recordé,
Compañeros, enterradme en Isla Negra,
frente al mar que conozco, a cada área rugosa
de piedras y de olas que mis ojos perdidos
no volverán a ver.

LOS RESTOS DE MATILDE URRUTIA A LA IZQUIERDA Y DE PABLO NERUDA A LA DERECHA DE LA FOTO



Entonces me senté a su lado, viendo el mar azul golpeando las rocas y juro que pensé en cada uno de ustedes, en los que me habían acompañado en la entrada anterior, cuando todavía ese momento era un sueño por cumplir.





Amigos, ojalá no los haya cansado con mi euforia nerudiana, porque me gustaría contarles en otra entrada el recorrido por el interior de la casa, sus colecciones y varias anécdotas narradas por la gente del lugar.