lunes, 21 de diciembre de 2009

Me podés maracuyá, pero cómo te quiero!!!

Siempre le hablo.
A veces con la suavidad que me infunde el agradecimiento:


- ¡Cuántas mariposas!!! ¿No te cansás de alimentarlas? Mirá cómo tenés las hojas, todas llenas de agujeritos. Parece que no, porque vos seguís y seguís estirando lacitos para extenderte y darle cabida a los huevos y bocado a las orugas. Ojalá pudieras verme los ojos encendidos en ese vuelo anaranjado y plata, entonces sabrías cuánto me premiás por tenerte en casa.

Otras veces la regaño:

-Tenés que controlarte. Éste es tu hogar, basta ya de ir de los vecinos, no estás autorizada. Mirá que cuando les pique alguna abeja, no se van a acordar de las mariposas y sí de las tijeras.

Pero ella es ingobernable. A mí me gusta que sea así. Le reconozco esa indómita fortaleza que le da su savia impregnada de sangre guaraní, penetrando, entregándose en zarcillos que en un segundo se aferran con triple vuelta a los tallos de las otras plantas, a los alambres de mi balcón –y de los ajenos. Si no hubiese llegado a tiempo, el helecho moría estrangulado. Es tan rápida que cuesta presenciar ese momento de compulsiva invasión…pero cuando podés atraparlo, el asombro te maravilla.

Ayer, el viento fue tan fuerte que, una vez pasada la tormenta, le tuve que regresar algunas orugas mientras le hablaba:


-Es el colmo, maracuyá, ni siquiera tenés corazón para agradecerme con una flor. Una, una, mirá qué poco te pido!!! U-N-A; no diste ninguna este año.

Esta mañana tomé las tijeras y mirándola de soslayo para no arrepentirme, le dije:


- Tenés que entender, es necesario. Sólo serán algunas ramas, las últimas, así encontrarás espacio para seguir creciendo -como si no se lo buscara sola-, no, no, las que tengan orugas no.

Con esa belleza esplendorosa que les da la juventud, las ramas tiernas me pedían clemencia haciendo tambalear la decisión. Entonces, cuando iba a comenzar por la del extremo derecho, toda mi determinación se ahogó en un grito de júbilo:


- Un capullo!!!

MI CAPULLITO DE MARACUYÁ


Miren cómo se enlazan los zarcillos.



Ay, qué alegría me dio ese botoncito verde, lleno de promesas, cargado de certidumbres, porque ahora sé que la maracuyá me escucha. No sé si va a poder comprender lo inevitable, pero prometo ser prudente y además se lo voy a volver a explicar con toda la ternura que me sea posible, pidiéndole perdón por la agresión...lo intentaré mañana, ¿podré?


Si ando perdida estos días, búsquenme ahí. Estaré viendo como las orugas se transforman en mariposas y como se abre la primera flor de mi enredadera.

Mariposas "espejito" del mburucuyá. Se le dice "espejito" por sus manchitas plateadas que brillan al sol.
Fotos tomadas de la página Entomofauna.
Son tan ligeras que escapan de mi cámara


Esto que he contado es real. Sé que puede parecer una insensatez, pero nadie me va a convencer de que el capullo no fue una respuesta...entre mis tantas locuras, ésta es de las que me hacen bien.

42 comentarios:

Isabel Estercita Lew dijo...

Y como te creo Maracuyá, antes porque se escucha tu voz y la de ella, que muy yuyera y se encaracola con ganas cuando te das vuelta. Tenía un techito de ella en mi casa de Sao Paulo, y se me llenaron de taturanas o cien pies a los que le daba pelea, mis vecinos no estaban muy contentos con la invasión pero compraba convidándoles cada sábado con ricas caipirinhas de marucajú…
No sé lo que fue de ella cuando me mudé… Nunca llegaron a ser tan lindas como las tuyas, supongo que falta de tierra.
Que calidad tenés para contar sobre los detalles más simples y esenciales de la vida

Beijos garota bonita

Estercita

ev dijo...

Bonito el capullo, los jardines, las flores siempre dan felicidad. Si me tomas como vecina amiga Maracuyá espero no temas invadir mis techumbres. Suerte en el paseo por el jardín de la pasión.

Dr.Krapp dijo...

Curiosa una planta tan fuerte, tan poderosa, tan dura pero que al mismo tiempo produce exquisitos frutos para calmar el ánimo y la voluntad.Una contradicción a mano, que todavía la hará más entrañable. Entiendo tu identificación con ella.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

A mi me ha encantado, ojalá pudiéramos ver todos así el día a día

Besos

joselop44 dijo...

Una capulito muy bonito. Me encanta ver como la vida se abre paso.
Un abrazo amiga.
Feliz Navidad

Angie dijo...

¿Un poco de mate? Mara, no hay más remedio que cortar por alguna parte, o cortas o te la cortan. Hay que ayudarlas a encontrar su camino y a que sigan fuertes. Tengo una amiga que tiene unas plantas de interior preciosas. Dice que las habla según entra por la puerta y les pone música y que ellas la entienden.

Miriam dijo...

Y claro que te creo!! si fué una respuesta!! Y que no te tiemble el pulso, la tijera puede parecerle amenazadora pero es para su bién.
Es como a un niño cuando debemos darle una penitencia y sacarle algo de la boca que podría hacerle mal.
Por favor no te pierdas las facetas en las que vaya abriendo, será una maravilla.
Tu crees que podrá vivir en mi balcón si pongo una? Sería como tenerte mas cerca...
Bien espero tu respuesta, ahora voy a mandarte un regalito al mail.
.. hasta luego...

cristal dijo...

Entiendo totalmente tu pasión por esa planta, los mimos que le dedicas y pienso que, sólo el hecho de hablarles, puede ser estimulante para su crecimiento, para su fortaleza.
No sé dónde leí que se han realizado experimentos que demuestran que las plantas responden a determinados estímulos como la voz humana, o la música.
Nos queda mucho que aprender e investigar sobre el mundo vegetal, Mara. A mí, desde luego, me resulta fascinante.
Espero que tu plantita te dé muchos, muchos capullos de tu flor preferida.
Besitos preciosa.

Gamar dijo...

Pero mirá que se hace rogar la muy silvestre. Yo le dije a mis viejos que me traigan una plantita del delta, porque no quiero comprar una en un vivero, quiero esas del delta.
Hasta ahora no se acordaron, pero ya tengo el lugar esperando para ella.
¿Que si la entiendo? Mire, entre mis locuras tengo ésta. Cuando podo alguna de mis más mimosas, plantos las ramas. Como si no fuera que uno las quiere cercenar sino replantar. A veces estoy seguro que lo hago para disimular, porque sé que no van a prender.
En fin, un loco inofensivo.
Le dejo besos envidiosos.

un loro dijo...

precioso

Lady Pirata dijo...

¡Bravo y Bravo por ese pedazo de capullo!

(Nunca pensé que iba a decir ésto, en España "capullo" también se utiliza de manera despectiva, mejor no te cuento)

Claro que te creo, y claro que te escucha, es un ser vivo y vos tenés esa voz sugerente. Mara me ha encantao tu historia, como todas las historias increibles que pasan desapercibidas para tantas personas. Me alegro por vos y me hizo gracia eso de "los zarcillos". Que disfrute usted, señorita, de su particular Edén.

Besitos

Me he reído un rato con tu historia ;)

La candorosa dijo...

Tal vez por amor a la naturaleza, por respeto, por todo lo que ella nos merecen, siempre, antes de una poda, ¡¡le pido permiso a mis plantas... y viera como me escuchan!!

La naturaleza es esa combinación perfecta entre magia natural y belleza!!!

Besotes!!

borraeso dijo...

Me podés maracuyá, pero cómo te quiero!!!

Preciosa flor esa que todavía no lo es... Salta corazón, contento, con esas pequeñas promesas que nos dibujan sonrisas cada día.

Sabrá esa oruga que en unos días se transformará en una linda mariposa?
Sin duda, ese capullo fue una bonita respuesta.

Besos con alas... Dejo que pinten tus manos esas manchitas plateadas para que brillen al sol.

maracuyá dijo...

ESTERCITA, qué buena idea!!! Ojalá mi maracuyá dé muchos frutitos, haré una fiesta para los vecinos, caipi libre!!! Entonces todos la querrán en sus casas y adiós tijeras.
Obrigada, Estercita, bela flor. Abraço



EV, si fueras mi vecina te invadiría mi planta, te invadiría yooooo. Si fueras mi vecina podría tener fotos de las “espejito” y de la flor abriéndose. Si fueras mi vecina…ayyyyyyyyy qué lindo!!!



DR: KRAPP, te diré que es mucho mayor mi admiración por la maracuyá, que mi identificación.
Es una lástima que en mi país no se cultive y para conseguir los frutos haya que recurrir a las plantas silvestres cuando los dan y se salvan de los pájaros, porque son múltiples las propiedades medicinales que posee. Creo que la fuerza de la planta, la lleva el fruto en su alto valor enérgetico, además de todas sus otras bondades para el tratamiento del dolor, la obesidad, la hipertensión, la depresión. Y sabés que ese efecto ligeramente sedante puede también obtenerse de la infusión de hojas y flores? Es completa mi plantita. En Misiones sí que me di el gusto, desayunar con jugo de maracuyá, tomar helado de maracuyá…



JUAN, son lujos que no se compran con dinero, es difícil en las ciudades, pero siempre hay un milagro cerca para observar. Un nido, una hoja nueva, una flor, un hormiguero ¿nunca te hechizaste con un hormiguero?...yo sí, jajajá; es más grave de lo que pensabas ¿no?
Besos

maracuyá dijo...

Gracias JOSE, la vida se abre paso a pesar de todo lo que hacemos para detenerla.
Un beso grande y felicidades para vos.



Dame un tecito ANGIE, a ver si encuentro coraje…que el mate no está surtiendo efecto. Hoy porque se hizo tarde, y mañana no sé por qué. Bueno, ahora ya conocés dos amigas plantilíngües.
Besos



MIRIAM, no me lo voy a perder. Estoy pendiente, mirando a cada rato, tengo unas ganas de verla!!! Como si nunca hubiese visto una flor de maracuyá.
Ay, esa frase Sería como tenerte más cerca, me mató, muchas gracias…es que se acortan las palabras.
Miriam, si la ponés ella va a nacer, yo sé que que sentiría tu cariño y tus ganas de que crezca…pero no cometas el mismo error que yo, no es su ámbito un balcón en medio del cemento. Si mi maracuyá estuviera libre, encaramándose a un árbol o en un alambrado en un descampado, yo no tendría que usar la odiosa tijera, tendría muchas más flores y más mariposas.
Sabés lo que pasó. Tuve una vez una en una maceta, tenía que recortarla como a ésta. Un día se secó y dije nunca más. Este año, cuando vi que subía y se enredaba primero en la baranda y luego ascendía por el alambre, por las rejas de la ventana, no lo podía creer…la planta está abajo, en el jardín del edificio justo debajo de donde estaba la otra…no sé cómo se pudo reproducir, quizás algún pájaro dejó el fruto abierto y cayeron las semillas…ahora todos me decían, no es una maracuyá, las maracuyás ya tienen flor y fruto; es verdad, pero yo les discutía: Sí, es, la conozco bien, si no fuera no habría “espejitos”.
Ella está ahí y ahora la voy a cuidar, pero no es su lugar.
Miriam, el regalo que compartiste, tan preciado para vos, lo es también para mí. Ese pimpollito tuyo, es una flor hermosa, como su mamá, como su papá. Es muy bonita, pero lo que irradian esos ojitos es una belleza que, por fortuna, ella misma me grabó en mi corazón. Gracias!!!
Un abrazo muuuuy fuerte, cerca siempre…..y al mismo tiempo, pronto por favor!!!

maracuyá dijo...

Yo creo que sí, CRISTAL, claro que sienten los estímulos, tanto si las mimas como si las rechazas. Yo las miro, me asombro, me sorprendo y se los digo, no sólo a la maracuyá, a todas…música nunca les puse, pero seguro que escuchan la mía. No me sorprendería que alguna vez se salten de la maceta y me bailen un tango o una zamba…o que moviéndose en el viento me regalen la melodía de una canción de Serrat…jajajá. Si eso pasa lo guardaré en secreto, porque si lo cuento, a quién voy a convencer de mi cordura…
Gracias Cristal, un besote lindo.



Ésas del delta!!! Qué maracuyás CHIQUITO…y no me envidie, que yo lo envidio a usted. Las zarzamoras, y además tener un lugarcito esperando a la maracuyá!!! Mire, si pudiera le daría la mía, yo sé que la cuidaría bien y estaría mejor que en mi balcón. No importa que lo haga para disimular…ellas le reconocen la intención y se lo agradecen. Aunque no crezcan, no es lo mismo tirarlas que replantarlas…una esperanza siempre subyace ahí…y digamé, loco inofensivo ¿cuáles son sus mimosas?...mejor mímelas a todas, que las otras se le morirán de celos.
Un beso a usted.



LORO, es tan lindo tenerte acá!!! volando entre las “espejito”.
Gracias!!! Me regalaste un poema en una palabra.
Un beso graaaande.

Isol dijo...

Te creo y pienso como vos que el capullo es un mensaje,pero hay que podarla por su bien! es como a los hijos que debemos ponerles limites aunque nos duela! me encantó leerte y verte tan maravillada por la sencillez de tu planta,leer con cuanto amor le escribes me habla muy bien de vos!
Vine a desearte felices fiestas!!!!!! QUE SEAS MUY DICHOSA!

maracuyá dijo...

AHHHHHHHH…OHHHHHHHHHHH…UHHHHHHHHH, PIRATILLA, ahora que lo decís lo recuerdo!!!! Jajajá…no me digas que “los zarcillos” también!!! Ay, Lady, me das miedo. Qué horror, mejor tejeme una capucha con el punto de los gorritos de Mafi, ("capucha" no ¿no?, avísame que ya veo que tengo que borrar el comentario) Ay, qué cosa con el idioma, ché…me vas a tener que dar unas clases intensivas de español. Bueno, vos leelo en argentino ¿viste que lo escribí en argentino?
Un beso lindo y ¡olé, guapa! (mirá que algo de andaluz estoy aprendiendo)



Estoy segurísima CANDOROSA que usted se sabe hacer escuchar por las plantas, los peces, las tortugas…y hasta las olas creo que la escuchan. Porque sabe decir con respeto, candor y encantadoramente…quién puede no escuchar esa atrapante manera suya.
Abrazo rosarino.



Ay, qué lindo plagio, qué lindo, qué lindo, BORRAESO!!!
Si no fuera por las pequeñas promesas, qué triste sería la vida. Esas promesas que no prometían y nos dan una sorpresa.
No sé si la oruga sabe que oculta tanta belleza. Tampoco sé si la mariposa sabe que lleva en vuelo a ese bichito que, a muchos, causó repugnancia. Pero, qué lección nos da la naturaleza!!! Cómo hay que conocer y ahondar en cada ser para llegar a su verdadero tesoro escondido, cómo hay que ser paciente y darle el tiempo, sin juzgarlo por lo que creemos ver. Como, muchas veces, nos impacientamos y perdemos la oportunidad de maravillarnos con lo que nos depararía alguien que nos causa “fea impresión”, lo descartamos antes de verlo transformarse ante nuestros ojos. Como a veces, nosotros mismos desconocemos nuestras potencialidades o se las anulamos a otros, y nos envanecemos como mariposas, desconociendo que llevamos una oruga dentro.
Querida Borra, mi mariposa te llevará besos plateados brillando al sol…y mi oruga, te pide paciencia, aunque sabe que muchas, muchas veces no llegará a ser mariposa.



Gracias ISOL…es verdad que la quiero, pero ella no necesitaría límites si yo misma no la hubiera limitado trayéndola a un espacio que no es el suyo.
Me encandilé sin pensar en las consecuencias…y ahora me está dando una lección…
Te agradezco tus buenos deseos…y recibe los míos también, que sigas como sos, como siempre, yendo al encuentro de la dicha, buscándola en las cosas simples y hermosas de la vida, con esos ojos que la ven aunque esté oculta, y la comparten con generosidad.
Besos, Isol

Marcelo dijo...

Qué mejor respuesta que una buena y sorpresiva?
Un beso

América dijo...

Mara!

Esta entrada en preciosa,un retazo de ti misma,sin duda siente y te oye,ya te dará las satisfacciones que mereces ante sus cuidados.Belloooooo el capullo!
Amiga cuanta pasión en las cosas que emprendes,ya veré los frutos de tus anhelos también

Por lo pronto recibe un cálido saludo navideño.

Besos,abrazos y afines!

Luis Antonio dijo...

De Maracuyá me gusta todo:
desde el perfume que desprende, pasando por la belleza de su imagen, hasta todo aquello que se bautiza con palabra tan singular.

Besos de admiración

Piedad dijo...

Estoy segura que si le hablas con esa dulzura que tú sabes hablar, sería imposible que tu planta no echara fruto para adornar tu jardín, por eso es aquí ese lindo capullo.

Que tengas felices fiestas y recibe un fuerte abrazo desde España.

maracuyá dijo...

Una buena y sorpresiva respuesta, no tiene precio MARCE...pero te deja tambaleando ¿no?
Un besito.


Gracias AMÉRICA...ya creo que está por abrirse. Ayyyy, no veo la hora.
Un abrazo grande con todos mis buenos deseos para vos.

maracuyá dijo...

Bueno, entonces qué bien que la maracuyá me ha dejado usar su nombre, LUIS.
Besos perfumados.



Hola PIEDAD, muchas gracias. Mirá que a veces la reto eh, pero me gana.
Un beso y felicidades para vos, noia.

Angie dijo...

Felices Pascuas, Mara. Tu amistad es un regalo.

Juan dijo...

Susy

Qué delicia leerte, amiga. Escribes como los ángeles. Das vida a las plantas, árboles, mariposas, gusanos de tal forma que viven entre nosotros, perteneciendo a nuestra propia familia.

Feliz Navidad y un Venturoso Año Nuevo te deseo desde el fondo del corazón.

Y que la salud, el amor, la felicidad y la paz te acompañen cada día de tu vida.

Un abrazo fraternal.

Juan Antonio

Navegante Del Alma dijo...

Uh, juro por el sagrado Tango, por mi viejo Wincofón, por mis discos de Goyeneche que en esta entrada ¡he dejado un comentario, pero no está!.
Blog que me hiciste mal y sin embargo te quiero porque sos el mensajero que me lleva a Maracuyá...
Y bue, se me piantó un lagrimón.
Besito.

LosAliados. dijo...

Que sensibilidad, Espejito también visita las flores de nuestras islas, donde el maracuya no es común pero suele aparecer en las tierras altas.
Te envío por correo unas fotos de la bella espejito que pude fotografiar en uno de mis safaris isleños, es para que las utilices sin pagar derechos de autor Ja ja.

Feliz Navidad.
Pablo C.

Arkantis dijo...

Un besazo y FELIZ NAVIDAD....

Cris dijo...

Muy lindo lo que escribiste, me hizo reflexionar. Mirá vos cómo se ven las cosas de distinta manera, yo vengo luchando a brazo partido con las orugas que se comen mi maracujá. Una semillita que traje de Bahía y que estas futuras mariposas no me dejan crecer.
Te deseo una muy Feliz Navidad junto a tus seres queridos, un abrazo!

Colo dijo...

HOla Susi, paso a dejarte un saludo especial, y decirte que te quiero un monton y en el 2010 nos conoceremos sea como sea!

Besos y felicidades!

Angie dijo...

Mara, ¿has podado ya? que vengo por si tienes alguna receta que me pueda valer, algo fácil, de hacer rápido.
No me hagas caso. Felicidades. O bueno sí que iba en serio, que si tienes algo fácil, es broma...bueno me voy ¿has podado o no?.
Felicidades y besos.

maracuyá dijo...

Angie...mmmmmmmm, me temía esa pregunta. Noooo, todavía noooo. Es que llueve y...y...y...y he pensado que, bueno que cada uno pode lo que le molesta. De mi parte ya se encargan las orugas...mi punto débil la maracuyá.

Por lo demás, diste en mi punto fuerte. Me encanta la cocina, así que si no es broma pide que te daré varias, pero tendrás que ponerte un delantal y a trabajar, eh.

Muchas gracias Angie, por tu acercamiento, por tu amistad...me gusta y lo disfruto mucho.

Felicidades para vos...bueno, te doy o no te doy las recetas?

maracuyá dijo...

Juan Antonio, querido amigo...muchas gracias!!!

Muchas felicidades!!! Gracias por siempre encontrar amor, paz, luz y compartirlo.

Un abrazo

maracuyá dijo...

Mirá Navegante, si jurás por todo eso, aunque acá no llegó el otro comentario, te creo a pies juntillas...
Y te digo que con éste...el corazón se me ensancha al compás de un 2x4.

besos de raras añoranzas bajo la templanza suave de mi flor guaraní.

maracuyá dijo...

Pablo...gracias!!!
Qué bonito regalo me hiciste!!! Pronto lo comparto con los amigos.

Un beso y felicidades para vos.

maracuyá dijo...

Gracias Arkantis, igual para vos...qué lindo verte por acá.

Un gran abrazo

maracuyá dijo...

Hola Cris. Lo pensé tantas veces!!! Pero es tan difícil elegir entre maracuyá y mariposas. Lo dejo ahí, que la naturaleza decida.

Muchas felicidades para vos y todos tus afectos, incluyendo a nuestra plantita.

maracuyá dijo...

Colito, qué lindo esperar el 2010 con esa promesa que hago mía también!!!

Muchos cariños y buenos deseos para vos y toda la familia...desde el más pequeñín hasta la querida abuela.

Groucho dijo...

POR SUPUESTO QUE ESE CAPULLITO FUE UNA RESPUESTA. NO LO DUDES.
BESOS DE MARIPOSA, DE ESOS QUE SE DAN CON LAS PESTAÑAS EN LAS MEJILLAS...

Angie dijo...

Que sí, que lo de las recetas va en serio, que yo también soy guisillos. Una vez comí una Kiche, o como se diga, cocinada por argentinos de chuparse los dedos. Sólo si te apetece y tienes tiempo que todos andamos muy liados estos días. Sin problema.
Besos, Mara.

maracuyá dijo...

Gracias GROUCHO...esos besos de mariposa los conozco bien...tuve la suerte de sentirlos, por eso ahora tengo pestañas en las mejillas...ayyyy, qué lindo!!!
Besos de alitas, a las tuyas.



Sí me apetece ANGIE, cómo que no, me encantará, en cualquier momento pongo las recetas. También me gustará que me envíes las tuyas.
El 31 viene mi niña, y le voy a hacer sus comiditas preferidas. Ya te contaré. El problema son las cantidades...cocino a ojo...jajajá, pero me vas a entender.
Supongo que con kiche te refieres a tarta salada, uhhh tengo varios rellenos para ellas.
Ayyyy me encanta que compartamos esto.
Beso