domingo, 9 de noviembre de 2008

Pasaron tantas cosas Nano!


¿Por qué? Si yo venía al blog para otra cosa. Pero me detuve a mirarte y tuve que ir a ver si la entrada estaba donde pensé. Son muchos meses y ando distraída últimamente. Pero es que siempre tengo esa fantasía de que no voy a recordar dónde la puse, de que no la voy a encontrar; será que muchas cosas se me fueron en la vida sin haberme enterado dónde.
Ahora me invadiste y ya no me puedo concentrar en lo que iba a hacer. Tendré que hablar de nosotros.
Te conocí el año que ingresé a la universidad ¡Qué tiempos Nano! Tiempos de estallidos, de represiones, del rosariazo. Ernesto te trajo, mi hermano del alma, mi querido primo Ernesto. Fue una de esas tantas madrugadas en las que entre mate y mate, encerrados en el cuarto para no despertar a los mayores, perdíamos el sueño proyectando un mundo a nuestra medida. Nunca olvidaré esa noche, cuando giraste en nuestro Winco haciendo turnos con Mari Trini. Vos fuiste testigo de los años que seguimos juntos construyendo quimeras.
¿Después? ¡Ay, después pasaron tantas cosas Nano!
Ernesto se fue tan lejos detrás del sueño que el sueño se lo tragó. Ernesto desapareció, de-sa-pa-re-ció con treinta mil que iban con él. Nunca se enterará que el mundo que proyectábamos jamás se cumplió. Nunca se enterará que vos y yo seguimos juntos andando una relación de absoluta fidelidad. Tanta, que si yo tuviera que contarla tendría que narrar treinta y ocho años de mi vida.
Lo tuyo es admirable Nano ¡Mirá que hay estar treinta y ocho años sin hacer algo que me disguste! Ningún hombre te igualó en esa hazaña ¡Cómo podría yo no ser fiel a semejante coherencia! Es muy fácil para mí. Bueno, tan fácil no mi querido…que me ha costado una neumonía estar cuatro horas bajo la lluvia viéndote cuando El gusto es Nuestro; una insolación hacer una fila durante seis horas al rayo del sol cuando Tarrés; y dejar muchas veces la cuarta parte de mi salario para que me veas ahí, en las primeras filas, y no pienses que te he olvidado. Y me ha costado los ojos nublados de esta noche.
Pero nada, nada, eso es nada. Lo que yo siento cuando te tengo enfrente no tiene precio ni nombre, es único meu noi.
Ya lo tenemos Nanito. Cuídate, quince días pasan volando…
Ay ¿seguro?
El rosariazo


http://www.los70.org.ar/n04/diadia.htm



16 comentarios:

Juan dijo...

Mara

¡Eso sí que es fidelidad!

Es muy hermoso el post, lleno de amor y de paz.

Un abrazo afectuoso.

Juan Antonio

lisebe dijo...

¡Cuanta melancolía y recuerdos desprenden estas palabras en tu post Mara!

A veces es el tiempo sino lo que éste hace, lo que hace desprender de nuestras almas lo que nuestro corazón encierra.

Amor, pasión, cariño, dulzura, fidelidad, todas y cada una forman parte de tí misma, y esa eres tú!!!

Muchos besos

mara y cuya dijo...

lisebe, Juan
sus palabras son una caricia para mi corazón colmado de este hermoso sentimiento que tengo hacia Serrat. Él no es un extraño en mi casa, es y será mi Nano. Y hasta mis hijos me acompañan en esto.
Gracias y un apretado abrazo a Chile y a España.

SANDRA dijo...

HOLA MARA QUE BELLO BLOG , DESDE LA DISTANCIA TE ACOMPAÑO UN BESO QUE ANDES DE LUX
ESPERO TU VISITA
SERIA TODO UN HONOR

SANDRA dijo...

UN BESO GRANDE

CUIDATE

mara y cuya dijo...

Sandra
gracias compatriota formoseña..bienvenida a mi blog desde la tierra del Pilcomayo y el Bermejo que tiñen a mi amado Paraná. Un gran abrazo desde su orilla.

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

A Joan Manuel le tengo en gran estima y admiración, pero tú le profesas tal pasión que me lo voy a tener que remirar otra vez...Besos

Anónimo dijo...

Me parece que tus sentimientos hacia el nono son mas que afectivos, veo que sientes un profundo amor por el....
ese amor de fan es mas que eso... lo admiras como hombre ademas de artista.
Recibe cariños desde Mexico.

mara y cuya dijo...

Has visto Luis
es que es una vida...éramos jóvenes los dos y hemos llegado a la madurez al mismo tiempo...bueno, un decir, él me ha ganado en sabiduría, aunque tengo que reconocer que también en algunos añitos, lo quiero mucho pero lo justo es justo...jajajaja
besitos

mara y cuya dijo...

anónimo jarocho
qué lindo es tenerte por acá...tanto le temes al tirón de orejas!!! jajjaja
claro...lo admiro así, completo. Lástima por él que no sabe qué mujer se ha perdido..jajajaa
un abrazo para ti y besitos a la Renee y a ver si te pasas al blogger, nos dejas ver esa maravillosa "sonrisa matutina" y dejas de ser anónimo

SANDRA dijo...

MI QUERIDA Y BELLA MARA :

Que hermoso y bello !!
es tu post me emocione mucho eres una persona muy especial tienes LUZ PROPIA ESO REFLEJA LA LUZ DE TUS MIRADAS, que alegria haberte conocido atraves del BLOG , tenes muchas cosas en comun el contar leyenda y no olvidar a nuestros abuelo todo las cosas bellas que nos han enseñado,
un beso enorme
que DIOS TE BENDIGA e ilumine

SANDRA dijo...

te prepare una sorpresa en mi blog , besitos
cuidate amiga

mara y cuya dijo...

Sandra
ese "sentimiento formoseño" me ha dejado sin palabras. Vos sos sentimiento...y del bueno!!! Vos no podés ver más que luz porque la llevás dentro. GRACIAS!!!
Otro besito

MARIA dijo...

Me asombra tu fidelidad Mara, ya es bien cierto que a veces saben más los lejanos que aquellos que estamos a la vuelta de la esquina y es que el lugar no importa, lo que realmente vale y permanece es lo vivido, lo compartido.

Un abrazo.

mara y cuya dijo...

Claro María...es verdad nada es más importante que lo compartido.
También es justo decir que Juan Manuel quiere mucho a mi país...y a mi ciudad donde tenía un entrañable amigo, el "negro" Fontanarrosa...uy hay tanto para contar del Nano y mi ciudad....ya lo haré.
Un gran abrazo

Freyja dijo...

te entiendo perfectamente, es mi compañero de vida
ser serratiana es un orgullo que se lleva en el alma y me alegra que lo que seas
todos tenemos historia y vida con Serrat, ha dejado huellas en nuestra vida
hermoso tu sentir por el
mil besitos y que estés muy bien

besos y sueños