jueves, 5 de febrero de 2009

El Capitán

LA COSTA DE ISLA NEGRA
El sábado partimos muy temprano para recorrer, hacia el sur de Valparaíso, los aproximadamente 100 kilómetros que separan a esta ciudad de Isla Negra. La “vaguada costera”, que oculta hasta el mediodía cualquier paisaje en una niebla cerrada, me preocupaba. No iba a poder ver el mar que vieron los ojos de Neruda. Iba en silencio, escuchando al guía local que recitaba poemas muy conocidos para mí y relataba historias que le contaron los que compartieron parte de su vida con el poeta. Rafita, el carpintero y albañil de la casa de Isla Negra; los vecinos de Don Pablo; Enrique Segura, su ahijado. Historias que no cuentan los libros. Muchas de las personas que compartían la excursión sólo conocían a Neruda por los 20 Poemas de Amor y casi nada de su vida, pero Carlos es un chileno apasionado por “el viejo” y poco a poco atrapó a todos.
Mientras nos acercábamos, sorprendentemente, la vaguada se iba retirando. A las nueve de la mañana!!!
En el camino hasta la entrada me pasó lo que había presentido. La emoción me embargaba y todos los sentidos, a un tiempo, despertaron. En la piel la brisa del mar con su sabor salobre, los pasos andando sus caminos, los ojos que no alcanzaban, el aroma de las flores y el sonido de las olas golpeando los acantilados me decían, estás acá, donde soñaste.


A LA DERECHA SE OBSERVA PARTE DE SU COLECCIÓN DE BOTELLAS



La casa estaba aún cerrada, había que esperar. Me acerqué al portal y la vi enredándose en los árboles, en el alambre. Reconocí los clavos y las hojas, pero el color de la flor era muy diferente a las que conocía. Todavía sin creerlo pregunté a Carlos y casi me caigo cuando me dijo: Es una pasionaria. Una maracuyá!!! Una maracuyá enmarcando la entrada de la casa de Neruda!!! Una maracuyá que esperaba sus regresos a Isla Negra.
Noooo…no, era demasiado. Mírenla.




Me aislé del grupo, me sentía rara ante los demás que tal vez no entendían mis lágrimas, pero alguien las vio y se acercó…entonces le conté por qué había viajado a Chile y se emocionó también. Me dijo: Ven, mira, este señor es Enrique Segura, el hijo adoptivo de “el viejo”. Pobre Enrique Segura, creo que habrá pensado, qué he hecho para merecer esto,
una mujer lagrimeando y muda…ay, sólo supe que alguien tomó la cámara y pidió, una foto…él accedió riendo. Pero si yo no soy tan lindo, dijo; y no me acuerdo si pude decirle gracias. En el título hay un enlace que explica la relación de Segura con Neruda.
Era de padre e hijo, si no lleva su apellido es porque la abuela de Enrique se negó rotundamente a una adopción legal, pero Don Pablo lo adoptó con su cariño.
Acá estamos, parece que a la cámara también se le nublaron los ojos, pero para mí es un tesoro
.




Neruda amaba el mar, pero le temía, no le gustaba navegar. Él mismo se llamaba “el capitán”. Todo dentro y fuera de su casa está relacionado con aquella pasión. Compró esta barca y allí recibía a sus amigos, comían y bebían en abundancia dentro de ella. Y cuando “desembarcaban”, él decía “el mar nos ha mareado”.





Cuando pasaba un barco, “el viejo” hacía sonar las campanas y escuchaba la respuesta. Un saludo de capitán a capitán. Parezco muy quietita ahí pero estaba tentadísima de prenderme y oírlas. Y ahora pienso, lo hubiera hecho ¿qué hubiese pasado?







Esta placa dice "Todos fueron entrando al barco. Mi poesía en su lucha, había logrado encontrarles Patria. Y me sentí orgulloso". Recuerda un episodio poco conocido en la vida de Neruda. En 1934 es nombrado Cónsul de Chile en Barcelona. En 1939, hacia el término de la Guerra Civil Española, Neruda, muy afectado por la situación de cientos de miles de españoles, logra convencer al Gobierno de Chile, para ofrecer a los refugiados españoles existentes en Francia y Norte de África, una segunda patria: Chile. Aquí está su propio relato.



"Me gustó desde un comienzo la palabra Winnipeg. Las palabras tienen alas o no las tienen. La palabra Winnipeg es alada. La vi volar por primera vez en un atracadero de vapores, cerca de Burdeos. Era un hermoso barco viejo, con esa dignidad que dan los siete mares a lo largo del tiempo...Ante mi vista, bajo mi dirección, el navío debía llenarse con dos mil hombres y mujeres. Venían de campos de concentración, de inhóspitas regiones del desierto. Venían de la angustia, de la derrota y este barco debía llenarse con ellos para traerlos a las costas de Chile, a mi propio mundo que los acogía. Eran los combatientes españoles que cruzaron la frontera de Francia hacia un exilio que dura más de 30 años. Yo no pensé, cuando viajé de Chile a Francia, en los azares, dificultades y adversidades que encontraría en mi misión. Mi país necesitaba capacidades calificadas, hombres de voluntad creadora. Necesitábamos especialistas.Recoger a estos seres desperdigados, escogerlos en los más remotos campamentos y llevarlos hasta aquel día azul, frente al mar de Francia, donde suavemente se mecía el barco Winnipeg, fue cosa grave, fue asunto enredado, fue trabajo de devoción y desesperación. Mis colaboradores eran una especie de tribunal del purgatorio. Y yo, por primera y última vez, debo haber parecido Júpiter a los emigrados. Yo decretaba el último Sí o el último No. Pero yo soy más Sí que No, de modo que dije siempre Sí.Estábamos ya a bordo casi todos mis buenos sobrinos, peregrinos hacia tierras desconocidas, y me preparaba yo a descansar de la dura tarea, pero mis emociones parecían no terminar nunca. El gobierno de Chile, presionado y combatido, me instaba en un telegrama a cancelar el viaje de los emigrados.Hablé con el Ministerio de Relaciones Exteriores de mi país. Era difícil hablar a larga distancia en 1939. Pero mi indignación y mi angustia se oyeron a través de océanos y cordilleras y el Ministro se solidarizó conmigo Después de una crisis de gabinete, el Winnipeg, cargado con dos mil republicanos que cantaban y lloraban, levó anclas y enderezó rumbo a Valparaíso. Que la crítica borre toda mi poesía, si le parece. Pero este poema, que hoy recuerdo, no podrá borrarlo nadie", escribió el poeta acerca de esta hazaña.




Descendiendo hacia la playa recordé,
Compañeros, enterradme en Isla Negra,
frente al mar que conozco, a cada área rugosa
de piedras y de olas que mis ojos perdidos
no volverán a ver.

LOS RESTOS DE MATILDE URRUTIA A LA IZQUIERDA Y DE PABLO NERUDA A LA DERECHA DE LA FOTO



Entonces me senté a su lado, viendo el mar azul golpeando las rocas y juro que pensé en cada uno de ustedes, en los que me habían acompañado en la entrada anterior, cuando todavía ese momento era un sueño por cumplir.





Amigos, ojalá no los haya cansado con mi euforia nerudiana, porque me gustaría contarles en otra entrada el recorrido por el interior de la casa, sus colecciones y varias anécdotas narradas por la gente del lugar.

46 comentarios:

Gamar dijo...

¡Pero cuanto me alegro!
Veo que fue mas que lo que soñabas encontrar.
¿Con qué argumentos puedo seguir diciendo que no creo en el destino, después de ver la entrada de esa casa adornada por Mburucuyá?
Saludos y ojala pueda soñar con el viaje todas las noches, asi dura.
Besos.

mara y cuyá dijo...

Gamar....gracias. Superadas todas las expectativas. Increíble lo de la mburucuyá. Sueño despierta porque estos recuerdos son imborrables. Besos.

ev dijo...

Bonito el paseo me ha gustado. Tienes una forma linda de relatar, gracias por llevarme.
Beso
Esperaré por el relato de la casa, claro!

Luis Antonio dijo...

Me asomo un momentico y descubro feliz que ya estás de regreso con todos nosotros. Te veo juvenil, feliz y emocionada en las fotos. El lugar es bello pero tu presencia lo enriquece.

Por lo que explicas, y muy bien por cierto, tengo la convicción de que este viaje ha satisfecho tus expectativas. Me alegro muchísimo y espero impaciente la continuidad de tu relato.

Volveré a esta entrada, espero que mañana.

Mientras tanto, recibe un montón de besos llenos de cariño.

Buenas noches, flor de Isla Negra

borraeso dijo...

Esperando ya la entrada en la casa... Me gusta este viaje y te acompaño...
Saludos.

lisebe dijo...

Que bonitoooooo!

Ay Susi que feliz me siento de ver lo feliz que fuiste en este viaje tan lleno de de una gran persona como lo fue Neruda.
Me imagino tu cara de emoción y casi lloro al descubrir la flor de Maracuyá en la portalada de la casa.
La foto con si hijo adoptivo que debió ser muy emocionante saber de primera persona cosas de EL (con mayusculas)
Se te vé feliz y llena, espero que ese buen recuerdo, te ayude ahora, que has vuelto al dia a dia.
Bienvenida de nuevo mi querida amiga!
Te he echado de menos aunque estés lejos siempre estás aquí cerquita.

Muchooooooos besitos cielito.

Dr.Krapp dijo...

Dichosos aquellos a los que sus deseos, tantas veces soñados, no rebajan su valor cuando se contrastan y se convierten en realidad. Eso es privilegio de pocos, pero afortunados mortales. Felicidades, Mara Y Cuya.

mara y cuyá dijo...

Gracias Ev...mira, lo que he contado recién llegada. Ya vendrá el relato de la casa. Beso

mara y cuyá dijo...

Luis, hola...podría haber estado otra cosa que feliz??? Sé que busco a las cosas que me gustan, pero tengo la convicción de que muchas me buscan a mí.
Bueno, lo de juvenil es tu apreciación, pero la felicidad rejuvenece...gracias
Petons

mara y cuyá dijo...

borraeso....gracias por tu compañía. Ya estoy viendo mis apuntes para seguir contando. Un abrazo

mara y cuyá dijo...

hola lisebe
también yo te he extrañado. Lo he disfrutado tanto que he regresado sin nostalgias y esperando reencontrarme con muchísimas cosas que me dan felicidad, entre ellas mis amigos bloggeros, como tú. Lo de la maracuyá sí que fue una sorpresa...ahora pienso que comparto el gusto por esa flor con Neruda. Conociendo su personalidad sé que no es casualidad que la haya puesto en el portal de su casa más querida.
Besitos cerca

mara y cuyá dijo...

Dr. Krapp
Sí que esta vez me he sentido privilegiada. Creo que los sueños decepcionan cuando soñamos con algo que sólo existe en nuestra mente. En este caso fue a la inversa. Cuando empecé a adentrarme en la personalidad de Neruda, a saber qué significaba para él la casa de Isla Negra, entonces empezó a crecer mi sueño de conocer ese "lugar" que era real. Por eso pienso que no hubo decepción, sólo gozo, sólo felicidad d estar ahí.

Tumulario dijo...

Se te extraño mientras faltaste, pero el motivo te disculpa.
Me alegra que el biaje colmase tus expectativas e incluso las superase.
Si conocía el papel de Neruda en la llegada de algunos exilados españoles, quizas por eso los hijos de los causantes de su exilio todavía no puedan perdonarle, pero esa es otra historia.

mara y cuyá dijo...

gracias Tumulario, también yo los he extrañado, y hubiese querido saludarlos desde allá, pero cuando dejaba de andar estaban cerrados los ciber y ocupadas las PC de los hoteles.
No entiendo eso de que los descendientes no perdonan a Neruda por el exilio de sus familias....acaso fue él la causa??? Tal vez puedas explicármelo. Sé que muchos hubiesen querido poder embarcarse en el Winnipeg y que incluso fue criticado porque al momento de elegir prefirió a los jóvenes. Habrá sido difícil esa elección. También es cierto que muchos familiares vuelven ahora agradecidos y emocionados a Isla Negra, y que muchos pudieron agradecerle a Neruda en persona.
Él tuvo también su decepción, muchos llegaron a Chile, mar y cordillera y cruzaron a la extensa Argentina, "granero del mundo", parecía una mejor oportunidad ¿quién sabe que harían ahora? La cordillera no separa algunas faltas de oportunidades.
¿Me cuentas?
Besos

RECOMENZAR dijo...

Que placer leerte y ver tus fotos Gracias por compartir con nosotros lo bello de tu vida Te estábamos extrañando

Miguel Ángel Bruno dijo...

Bueno Su, excelente relato espero la próxima entrada.
Besitos marineros.
PD: Recibí bien las fotos...hermosas!

Cris Rodriguez dijo...

Hola Tia! Bellisimo relato... me metí en tu blog con la intención de ver si habias subido las fotos de viaje y ademas encontre un relato que me atrapó hasta el final...
Sin lugar a dudas se nota que fue un viaje inolvidable...
No conozco Chile pero me encantaria poder hacerlo...
Lei varios libros de Isabel Allende lo cuales me atrajeron aun mas las ganas de conocer tan lindo país...
Las fotos estan hermosas y vos salis muy linda!
Bueno Tia... espero que nos veamos pronto y nos puedan contar mas del viaje...
Besos a a vos y a los Rodriguez de Rosario!
( Tu sobrina Cris)

Tumulario dijo...

Definitivamente, me explico muy mal, los que no le perdonaron fueron los descendientes de aquellos que fueron la causa de que muchos españoles tuvieran que exiliarse, y lo que no perdonaron a Neruda, fué que acogiera y diera refugio a quienes ellos consideraban delicuentes y traidores a su patri´.
Por cierto perona me acabo de dar cuenta de que puse "biaje", yo si que estaba viajando cuando escribía.

mara y cuyá dijo...

Hola Mucha
gracias, sabés que el placer es mutuo. Beso

mara y cuyá dijo...

Gracias Miguel
Besitos playeros

mara y cuyá dijo...

Cris!!! Hola!!! qué lindo que viniste.
Sí...ojalá nos veamos pronto. Tengo tanto para contarles y tanta fotos!!! Sé que ustedes lo van a disfrutar muchísimo porque están muy ligados a ese país, me acordaba de Estrella.
Cómo no vas a poder ir...seguro que sí, y te va a encantar, te lo aseguro.
Cariños a todos los Rodríguez de Villa Constitución, y volvé que habrá más.

mara y cuyá dijo...

Tumulario
ahora entiendo...gracias
No es que te expreses mal, es que a veces en la brevedad de los comentarios se dan cosas por supuestas y tal vez yo no he leído atentamente. Aclarado.
Si es porque estabas viajando se perdona la falta de ortografía. No te preocupes, nos pasa a todos y yo ya he perdido la obsesión.
Beso

RELATO DEL PRESENTE dijo...

Es bellísimo poder concretar un sueño. Más lo es cuando ese sueño es algo que supera a los demás, casi una fantasía adolescente que siempre decimos "algún día la llevaré a cabo" y ese día no llega nunca, entre la rutina, las obligaciones y el ritmo de la vida.

Y de golpe, podés hacerlo.

Te felicito!

mara y cuyá dijo...

Gracias Relato
Es bellísimo síiiiiii y mucho más todavía.
Me has sorprendido...te hacía durmiendo la siestita.
Besos

Manuel Ángel dijo...

¡Madre mía! ¡Qué envidia sana!
Para la próxima vez, por favor, por favor, invítame y, aunque sea, cruzo el charco nadando.
¡Quién pudiera respirar ese aire y tocar esas piedaras y otear ese horizonte...!
Muy bello reportaje querida Mara y Cuyá. Me encantó.
Besitos

mara y cuyá dijo...

Manuel Ángel...pero ya estás invitado!!! Cómo que un loro va a venir nadando!!! Vuela, vuela, que volando llegarás.
Sería muy lindo...imagino cómo lo contarías vos, mmmmmmm con esa manera tan bonita de narrar.
Vuela, vuela.
Beso

Maria Varu dijo...

Querida Susi-Mara que entrada más bonita... no he podido soltarla hasta llegar al final.
No tengo nada que añadir, al contrario me voy sorprendida por lo que tú nos cuentas... ay que ver lo que se aprende en este blog.

Un beso... y preciosa tu entrada.

María

mara y cuyá dijo...

María, gracias. Me atrapa Neruda, su personalidad, las circunstancias de su vida y, por supuesto, su obra literaria.
Petonets

Marysol dijo...

Qué maravilla, querida amiga, me has hecho vivir esos momentos contigo. Cuánta emoción debes haber sentido...y la planta de maracuyá..no hay duda de que la magia existe.
Un abrazo, querida amiga, te ves linda en las fotos.

Nerina Thomas dijo...

Pude llegar!!!!!!!!!!!!Espero poder enviarlo. Cuánta belleza nos trasmites!!
Y qué bella eres!!
Todo un placer tu post desde todos los lugares.
Aver si te haces un tiempo y te venis a funes a tomar sol, a pasar el día, a tomar mates, lo que decidas.
llamame al celu. un abrazo enormeeeeeeeeeeee

mara y cuyá dijo...

Mary ¿cómo estás?...la magia existe, yo creo en ella, será por eso que vivo ilusiones? Gracias.
Besitos

mara y cuyá dijo...

Nerina querida!!!
La belleza estaba ahí...la belleza del lugar, del momento y nos inunda.
Gracias!!!

SUSANA dijo...

Mara y Cuyá...qué bella Entrada, así, con mayúsculas como merece!

Pisar tu blog y encontrar "El Capitán", ha sido todo un momento!

Chile es mi segunda patria y el Pacífico azul -el mismo del gran autor- me cobijó pensamientos mucho más de una vez en la vida.

Tu encuentro con la mburucuyá, muy atendible ¿Quizás un mensaje para Vos? Probablemente!

Fue un enorme placer encontrarte en el espacio de Juan, disfrutar de tu excelente buena onda y humor y hoy aquí, pasarla divino!!!!

Muchas Gracias Bonita!!!

Mi abrazote para Vos!

mara y cuyá dijo...

ay Su
qué lindo tu visita y que compartamos el gusto por Neruda.
Quién sabe lo de la mburucuyá? Quizá fue un presentimiento que me hizo enamorar de esa flor. Me gusta creerlo así.
Gracias a Juan por el encuentro de ayer y gracias a todos los que participaron, incluyéndote a vos en el clan de las Susanas, como dice lisebe. Fue un hermoso momento que seguro se repetirá. Me encantó escucharte, contar lo del carnaval, todo, todo; tu bella voz. Viste que me había disfrazado con una máscara andina?
Su, seguimos en contacto. Un beso inmenso.

azpeitia dijo...

Este relato histórico y poético, roza La Epopeya, el destino de las personas es siempre aleatorio, demasiado sometido a la buena o mala suerte...por un momento he sentido el dolor de aquella gente que rompía amarras para siempre con su pasado....muy bello...enhorabuena desde azpeitia

mara y cuyá dijo...

Azpeitia, el exilio debe ser algo muy doloroso. El mismo Neruda tuvo que experimentarlo años después de este episodio y ha contado bellamente su nostalgia.
También me puse en el lugar de aquellas personas que marchaban dejando atrás su tierra, pero me sentí conmovida pensando en las que no pudieron embarcarse y en esa circunstancia que la vida trajo a Neruda...decidir quién sí, quién no.
Gracias por tus palabras. Un beso

Luz de Gas dijo...

Que sitio más bello, maravilloso.

En el próximo programa no puede faltar tu entrevista por favor

Besos

Nerina Thomas dijo...

Gracias por estar allí. Por llamarme. Por compartir la vida y vivencias tuyas. Será un placer conocerte. Te espero y así nos enriqueceremos las dos.
Es maravilloso esto de la web y del blog. un cariño !!

mara y cuyá dijo...

Juan
Gracias. No falto a tus programas. Cuánto los disfruto!!!! Te agradezco muchísimo esa hermosa iniciativa de la radioblog.
Estaré cuando quieras...muchas gracias!!!!!
Un beso

mara y cuyá dijo...

Sí...Nerina. Prontito!!! Gracias a vos que abres las puertas.
Un abrazo muy fuerte

SUSANA dijo...

Jajajajá! Síiiiiii, estaba buenísima la máscara!

Yo estaba medio-loca (algo más que siempre) porque tenía problemas con mi servidor de internet. No tuve tiempo de disfrazarme, pero la pasé genial!

Claro que seguimos en contacto, mi cielo!!!


PD: la frutilla del postre: desapareció mi blogroll de la plantilla y tengo que reconstruírlo íntegramente!

Un besote Mara y Cuyá!!!!

mara y cuyá dijo...

Madre mía Su!!!! Así estás cuando estás medio loca??? Qué envidia!!!
Yo ya me estaba comiendo los codos y tomé tres termos de mate para calmar la ansiedad....imaginate. Te escucharé otra vez así aprendo.

Qué cosas extrañas pasan!!! Ánimo...a reconstruir.

Besos

Juan dijo...

Mara y Cuyá

Excelente relato de tu visita a Isla Negra.

Se palpa el amor y la devoción por el Viejo.

Es una lección tan grande que me empaparé de sus textos y de su vida para luego programar una visita a ese santuario de la poesía de Pablo.

Un abrazo.

Juan Antonio

mara y cuyá dijo...

Juan, sí...te sugiero que antes lo conozcas todo lo que puedas, así lo disfrutarás mucho más.
No sólo es un santuario de su poesía, lo es de su vida...y cuando unes ambas cosas lo comprendes mejor.
Tu sensibilidad infinita te permitirá hacerlo, lo sé.

Un beso inmenso amigo mío.

Marga Fuentes dijo...

¿Cómo nos vas a cansar? Esto que nos estás regalando, es un tesoro de un incalculable valor. Te seguiré muy de cerca. Gracias, gracias, mil gracias. Un fuerte beso agradecido.

mara y cuyá dijo...

Gracias Marga
Es que a veces me vuelvo monotemática con mis pasiones.
Besitos