domingo, 25 de enero de 2009

¿Unos amarguitos?

MI MATE AHORA
TRAÍDO DE LAS TIERRAS DE MIGUEL ÁNGEL BRUNO
Córdoba - Argentina
Un querido amigo me ha sugerido que escriba sobre el mate. El mate? Sí, sí, claro ¿Cómo no? dije. Qué mejor que escribir sobre el mate, yo, una argentina adicta a él.
Pobre de mí. El mate…no, no, no, selecciona y borra Susi, eso no dice qué es el mate. Una, dos, cinco veces ¿Alguna vez se encontraron sin palabras para expresar algo?
Creo que ya todos saben que el mate de bombilla es una bebida que se prepara en un recipiente que contiene yerba mate, se le pone agua caliente (lo ideal 70º) y se succiona con una especie de sorbete, la bombilla, bombiyyya para los argentinos, haciéndolo circular entre los presentes. Cada uno termina su contenido y se vuelve a poner agua antes de pasarlo.
Podría describir los distintos tipos de recipientes (mate), de bombillas, de las maneras de “cebar”; pero disculpen la comparación, sería como hablar de la fisiología del orgasmo…y a nadie le interesa eso ¿no?
Anoche necesitaba un rato de relax, me preparé el mate, puse los pies sobre una silla y empecé a volar. Será porque había estado leyendo mucha poesía que, mateando, me puse a cavilar sobre el amor. Reflexionaba si tantas bellas metáforas podían expresar al amor en su verdadera dimensión. Y concluí que no, que eran sólo una aproximación ¿Alguno de ustedes pudo encontrar las palabras exactas para decir su sentimiento al ser amado? Si lo hicieron comuníquenmelo, soy capaz de invertir todos mis ahorros y comprárselas. Al amor hay que sentirlo, vivirlo, beberlo, que te invada el alma, que te estremezca los huesos, que corra por tu sangre.
Entonces el mate me hizo un guiño…claro!!! Gracias, matecito mío, cómo voy a poder decir qué sos...si sos un sentimiento.

UNA APROXIMACIÓN AL MATE
El mate es compartir las alegrías, las penas, los secretos, el fútbol, los fracasos, la esperanza, los silencios, los duelos, las reuniones de trabajo, las de amigos…la vida. Es el invitado infaltable y necesario; entre dos para estrechar la intimidad, entre más para hacer una verdadera rueda unida por ese algo inexplicable. Si alguien, amigo de un amigo, se acerca, es recibido con un mate. Se podrán discutir ideas, puntos de vista, pero cuando hay mate no hay peleas, hay respeto, hay comprensión, hay escucha atenta. Las manos que se unen para alcanzar y recibir un mate, son manos que comparten, que acompañan.
Si te vas y has tomado sólo uno, el cebador te dice -Tomate otro, así no te vas rengo. Y el “otro” se hace varios prolongando quién sabe cuánto tiempo la charla. Si no fuera por ese “otro” ya se hubiese ido.
Si dos enamorados entre una rueda de personas, quieren ocultar su amor….que por favor, no tomen mate. Cualquier observador los descubrirá pronto; el beso entregado en la bombilla, el roce de las manos al pasarse el mate...mmmmm ¿Pasaría esto bebiendo cualquier otra cosa? No, definitivamente no.
El mate es fiel compañía cuando estás solo. Para hacer lo que te gusta, para que lo que no te gusta sea más liviano. Para leer, para escribir (estoy tomando mate ahora), para estudiar, para cocinar, o para estar con los pies arriba perdido en tus pensamientos.
Sé que muchos se preguntan por qué no hay reparo en compartir la bombilla. No se piensa en eso ¿No andan las bacterias y los virus por el aire, cuando hablamos, tosemos, nos besamos? Los rioplatenses no nos enfermamos ni más ni menos que nadie que anda por el mundo sin tomar mate. Las defensas se hacen cargo cuando se trata de “el mate”.

EL MATE Y YO
Al mate lo tengo incorporado, es yo misma.
No concibo la vida sin el mate. Mi primera acción del día es poner la pava sobre el fuego al mínimo, para que no hierva el agua mientras estoy en el baño. Aunque sólo me dé el tiempo de tomar dos para no salir renga. Llego a la escuela media hora antes de la entrada, para tomar unos mates compartidos, entre comentarios de actualidad, hijos, nietos, esposos, esposas, alumnos, sueldos, luchas. Si por alguna razón se me hace tarde y no paso ese momento mi día laboral se altera. Luego tengo el mate sobre la mesa de trabajo, ando de acá para allá, se enfría la yerba…no importa, lo tomo igual. Atiendo algún asunto difícil y vuelvo diciendo…Ahhhh, un mate. Regreso de presenciar una experiencia gratificante…Buenísimo, un mate. Llaman del Ministerio pidiendo un trabajo "para ayer"…Ufffff, un mate. Llega la Supervisora, sin previo aviso. Imaginen la escena; una, extraviada en la turbulencia de la escuela y ella diciendo que quiere ver rendiciones, proyectos, actas, evaluaciones, visitar aulas. Toda el agua de los mates que tomaste se te escapa por la piel. Pero entonces pronuncia las palabras mágicas.
- ¿Ya está el mate?
Y todo cambia. El ambiente, la conversación, las sugerencias, se vuelven cálidas y relajadas.
Y el mate está, siempre está. Está después en casa cuando estoy sola por las tardes, cuando vienen amigos, cuando la familia empieza a llegar, cuando voy todos los días a tomarlo con mis viejos, cuando comienzo a preparar la cena, cuando tengo que tratar algún asunto difícil con los hijos, cuando viajo. Verán que si vienen amigos argentinos a leer dirán que es igual para ellos. Puede que unos los prefieran dulces, otros amargos, con agregado de hierbas, caliente, tibio…eso no importa, lo que importa es “el mate”. Dice un médico entrerriano, el Dr. Motura, que si el gaucho no hubiera tomado mate hubiese sufrido de escorbuto, ya que su dieta no incluía vegetales crudos y se basaba casi exclusivamente en carnes. También dice que con cuarenta mates bien cebados se cubre el requerimiento diario de vitamina C. Ahora sólo me falta averiguar qué contraindicaciones tiene el exceso de vitamina C.
Para mí, amargo y con cascarita de naranja.

CURIOSIDADES
Al modo de cebar se le han adjudicado significados diversos, por demás simpáticos:
Mate amargo: simboliza la fuerza, el valor y la vida.
Mate dulce: (Y espumoso) significa amistad, cariño.
Mate muy dulce: (Cebado por una mujer a un hombre) es muestra de amor, y de interés en llegar al casamiento.
Mate muy dulce y caliente: (Cebado por una mujer a un hombre) Es muestra de amor ardiente, pasión.
Mate lavado: Demuestra desprecio.
Mate con el aditivo de canela: Envía el mensaje de interés por el otro ("Pienso en vos").
Mate con cáscara de naranja: Está significando "Te esperaré".
Mate largo: Indica desinterés o despreocupación por la persona a quien se le ceba.
Otros términos usados:
Cimarrón: Mate amargo
Largo: mate con muy poca yerba.
Ensillado: Mate preparado y listo para cebar.
"No te vayas rengo": No tomar un solo mate al pasar por algún lugar. Por lo menos saborear dos.

54 comentarios:

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Interesante, siempre tuve curiosidad por saber qué era esa bebida que llevan siempre en lamao los argentinos. Tenéis suerte de que no lo hayan catalogado todavía entre los productos que son dañinos para la salud...salud.

Luz de Gas dijo...

Y yo que todavía no la he probado.

Ay que ver


Besos

mara y cuyá dijo...

Orientador
te diré que es todo lo contrario. La yerba mate tiene probadas medicinales.
Un saludo y un mate.

mara y cuyá dijo...

Luz de Gas
Deberías...mejora la convivencia.
Cuando quieras, será un placer.
Besitos

Colo dijo...

Hola amigaaa, este post sobre el mate me maravilló!!!! Será porque es una compañia tan importante???

Te invito a participar de un concurso, por favor pasa por mi blog y te enterarás, te dejo la dirección!!! Está muy bueno!

http://infoinquietudes.blogspot.com/
Muchos besos y feliz domingo!

Luis Antonio dijo...

Y yo poniendo reparos al hecho de compartir la misma “boquiya”. Fruto de la ignorancia más supina, por supuesto. Te pido disculpas por mis remilgos infundados y te aseguro que desde ya me voy a convertir en un adicto de semejante infusión tan sobresaturada de efectos milagrosos. Me basta con un pequeño porcentaje de los mismos para ansiar chupar con fruición de esa “boquiya” tentadora. Supongo que la buena compañía también será un factor añadido que realzará sus muchas virtudes. En una palabra, Susi, tu presencia y ejerciendo de lazarillo, intuyo, es imprescindible para poder llegar al fondo de ese cielo al que te transporta el mate.
Una auténtica maravilla tu entrada, Susi. Estoy seguro de que todos tus lectores van a quedar prendados y sugestionados por tal virtuosismo. Abandonaré el café, que además altera la tensión, arrojaré el té a la basura -hijo de la Gran Bretaña- y me sumergiré en ese oasis placentero que tan bien has glosado. Y probaré todos los sabores a un tiempo aunque muera de placer...
Muchas gracias, Susi. Un auténtico primor. Besos, mil.

mara y cuyá dijo...

Tarea cumplida Colo...
Gracias....ya compartiremos unos matecitos y será maravilloso.
Besos

mara y cuyá dijo...

jajaja Luis!!! Yo estaba bajo los efectos del mate cuando escribí la entrada...pero vos? con sólo leer ya empezaste a sentir su hechizo!!!
Viste qué poderoso es?
Qué hermoso comentario!!! Gracias!!!
Deja todas esas perniciosas infusiones y comienza el entrenamiento. Nuestra amistad ya tiene su pedacito de cielo, y el mate compartido la hará todavía más profunda y rica.
Besitos materos

PD: Bombiyyya...bombiyyya. Boquiya
es acá para el cigarriyyyo.

ev dijo...

Buenísimo Mara me encantó el post. Gracias por el mate virtual. He chateado con un argentino y le encanta el mate también, los identifica mucho, me lo recordaste. He probado el mate y me gustó, me convidó una chica de Córdoba en un curso que llevé en Bolivia. Pero parte de lo que me gusta de esto es el hecho de compartirlo de esa manera sin duda crea lazos, y con charla que ameno. Muy bonito.

Beso

faladomi dijo...

Que curioso. Mientras leía tu descripción el mate y yo, pensé que estabas hablando de mí...no porque me ponga patológicamente referencial, sino porque yo no puedo estar si mi mate (hasta le tengo una oda en mi blog). Ni te imaginas lo que se sufre cuando se tapa la bombilla y no hay manera de resolverlo y no hay repuestos cerca...
un beso con matecito

borraeso dijo...

Recuerdo hace años ante un gran vaso de café y cienes de pastelillos... (no, si yo no tengo hambre)... miraba yo cómo la señora chupaba "la bombiya"... Me llamó la atención la devoción con que la llevaba a la boca... una y otra vez... Se habló de mate... En siguientes visitas siempre me hallé ante el café largo y los cienes de pastelillos (hay que cuidar a la jovencita)... y la señora con su mate...me embelesaba...
El mate se me hizo una curiosidad pero nunca me dejaron probarlo... 'Es que uno nace con su propia "bombiya" y es intransferible'... me decían...
Lo probé con el tiempo, justo este año pasado... sigo siendo una gran "cafetera", pero el mate tiene ese algo especial, eso sí, me deja los ojos de un buhito (muy muy abiertos)...
Un placer leerte, saludos...

Nerina Thomas dijo...

El mate amiga es símbolo de amistad. Cuando uno invita un mate a alguien es como la apertura a una amistad franca, asi como será la nuestra. Tomaremos muchos a tu regreso y nos desnudaremos el alma conociéndonos mutuamente.
Regresarás nueva, lo sé. Hace tanta falta!! y vas junto a tu compañero de ruta, donde crearán una intimidad plena de toda una vida juntos.
Tus escritos son tan claros, se advierte tu transparencia en cada uno de ellos. Y te lo agradezco.
Como agradezco tus mimos diarios que alimentan el alma.
Tus valores brillan en cada palabra y tus sentimientos se destacan por todos nosotros, tus amigos virtuales que te esperamos siempre.
Un viaje "libre" de cargas y a volver con la esperanza y la alegría "viva"!!
Te quiero amiga del alma!!!TODO UN PRIVILEGIO CONTAR CONTIGO!!

mara y cuyá dijo...

Ev
qué sorpresa!!! Has tomado mate!!!
y lo entendiste. Sin ese compartir, no hay mate.
Besos

mara y cuyá dijo...

ayyy me imagino faladomi....puedo llegar a MORIR!!! y qué hacés? Mirá, yo ya tendría una caja con 50bombillas de repuesto. No me asombra que te hayas identificado con la entrada....lo dije, los argentinos dirán que es así.
Un abrazo

mara y cuyá dijo...

Borraeso
qué linda historia que cuentas...me gusta cuando dices que te embelesaba ver como la señora llevaba la bombilla a su boca. Ya te veo sin conocerte.
Cuando era niña tenía mi propio mate, no me dejaban compartir la bombilla; y en vez de agua le ponían leche (hay que cuidar a la niña) Puede ser que parezcas un buhíto, por eso acá nunca falta en las noches de estudio, pero no más que el café eh...y mucho más sano que otras cosas.
Gracias por la visita. Saluditos

mara y cuyá dijo...

Prepara el mate Nerina, esperame con el matecito. Será tan lindo el encuentro...¿Cuántos termos?
Te agradezco tanto tus palabras y tu inmenso cariño.
Libre de cargas y el regreso sin nostalgia...que me esperan cosas buenas.
Muchos besos

Tumulario dijo...

Mara, que bueno el post, te voy a confesar una cosa, hace ya como 9 años estuve haciendo una obra en Buenios Aires, bueno realmente erá en Vicente López, una paso bajo las vías del Ferrocarril de Belgrano (pero eso es otra historia), a lo que iba, hay dos cosas que realmente hecho de menos de esos días, el mate (en Madrid no he encontrado ningún sitio donde comprar hierba mate que sepa como allí y los panqueques de Carlitos y sus hijos en Avda. del Libertador 156 (tampoco he encontrado por aqui ningún sitio donde hagan unos panqueques que se acerquen a lo que probe alli).

Dr.Krapp dijo...

Llevo media vida deseando probar el mate y todavía no lo he conseguido.
En la sección de productos extranjeros de los centros comerciales de acá, Galicia está llena de argentinos y uruguayos, he visto que venden mate pero ni me fío, ni sé marcas, ni por ahora hay posibilidad de ir a Argentina para probarlo en su ambiente natural.

mara y cuyá dijo...

Tumulario
Cómo me gustaría que alguna vez cuentes esas cosas de Buenos Aires!!! Vicente López es un bonito partido, por allí ingreso a la ciudad cuando voy desde Rosario. Ahora han embellecido toda la costa con lindos parques y paseos. Los panqueques...uhmmmm La próxima vez que ande por allí iré a lo de Carlitos, que con el marco de la Av. Libertador todo sabe rico. Mira, por acá también hay unos panqueques!!! A mí me gustan con manzana, dulce de leche y pasas de uva, y quemaditos al ron.
No creo que sea por la yerba que el mate no te resulta igual, porque las yerbas son argentinas. Tiene que ser algún secretito en la manera de cebar o que no puedes compartirlo con amigos...parece que debe ir por ahí.
Beso

mara y cuyá dijo...

Dr. Krapp
Mira, de marcas sé que la que yo compro con cascaritas de naranja se exporta a España, Taragüí...pero claro, hay otros secretos, curar el mate, temperatura del agua, cómo cebar.
Además, creo que la primera vez que se toma mate debe ser compartido...ése es el verdadero gusto. Si te interesa me decís y te cuento porque media vida con ganas de probar algo...es demasiado. Anímate.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Querida Su, cómo es posible que cuentes tan bien lo que no cuentas. Y lo que cuentas... qué bárbara, no he probado nunca el mate y ganas no me faltan, pero creo que no es cuestión de comprarlo y hacerlo según un libro de recetas... Se ve perfectamente por lo que sé y más aún en todo lo que dices y cuentas que no es la manera. ¡Cuánto me gustaría probarlo contigo!
Y los sueños, sueños son ;-)
Preciosa entrada: enhorabuena.

mara y cuyá dijo...

Fauve
nos cruzamos en el espacio...qué lindo!!!
Lo entendiste a la perfección.
Y los sueños sueños son, pero ya ves, algunos se alcanzan ¿Por qué no nuestro mate compartido?

Gamar dijo...

Imaginarse un viaje en auto sin el mate. Que largo sería y que aburrido.
Recuerdo haber visto de muy chico el programa "El libro gordo de Petete" donde describían todas las cualidades, alimenticias, vigorizantes,... es mejor que la espinaca para Popeye.
Saludos y un amargo para mi.

Miguel Ángel Bruno dijo...

Hola Su, envié un comentario sobre el mate pero vaya a saber a quien se lo mandé, al que haya sido buen provecho.
Hasta en eso coincidimos "prienda" lo tomo amargo con cascaritas de naranja. Espero que pronto puédamos compartir una mateada. Besitos verdes.
(verde yerba eh, no seas malpensada, ja,ja)

mara y cuyá dijo...

La vida sería aburrida sin mate Gamar. El Libro Gordo de Petete...uhhhh. Lo hacía un familiar mío. El mismo de Anteojito y Antifaz.
¿un amarguito? Tomate otro, no te vayas rengo.

mara y cuyá dijo...

Pero mirá...ni se me había ocurrido che, la prienda es muy inocentona.
Qué lindo van a ser amarguitos perfumados a naranja en el mate cordobés.
Ya hablé con Nerina. Te vamos a invadir.
Besitos de espuma...de mate, no seas mal pensado

Luis Antonio dijo...

Enhorabuena por el éxito merecido de esta entrada, Susi. Lo has hecho genial

azpeitia dijo...

Oigo hablar del mate, pero nunca lo he bebido, y entiendo que es todo un rito muy especial, del que no puede uno saltarse los pasos...te he leído hablar de él con tal pasión, que me queda la curiosidad.
Pero pienso que que tiene que ser con alguien que realie el ceremonial y diga las palabras mágicas...un beso desde azpeitia

mara y cuyá dijo...

Gracias Luis. Dobles, por tus palabras y por haberme motivado a hacerlo. Besitos desde la Tierra de Neeuda....Hermooooooosa!!!!!

mara y cuyá dijo...

Sí azpeitia...si lo pruebas tiene que ser compartido, luego si te gusta, ya lo tomas solo.
Gracias por la visita, cuando regrese a casa visitaré los blgs amigos.
Ahí van las palabras mágicas
"un amarguito?"

Juan dijo...

Mara y Cuyá

¡No te podrás creer que nunca he probado el mate!

Estoy esperando a que llegues a nuestra casa para tomarlo contigo y con Mary.

¡Será todo un placer compartir contigo unos mates y una muy buena charla!

Un abrazo.

Juan Antonio

mara y cuyá dijo...

Juan!!!
gracias!!! También podría ser cuando ustedes visiten Argentina,
Tango y Mate.
Ay Juan....qué bonito Chile!!!
Tú que nunca has tomado mate y yo que no había venido nunca aquí!!!
Mira cómo te saludo ahora: Un beso desde Chile!!!

Manuel Ángel dijo...

¡¡Hola Mara y Cuyá!!
¿Cómo estás? Muy instructivo tu texto. Es una de las cosas que espero probar algún día, sentado en alguna de las anchas avenidas de Buenos Aires. Por cierto, el otro día soñé con Buenos Aires, con sus calles, con paisajes que jamás había visto, porque yo nunca "he cruzado el charco". Fue un sueño gratísimo que espero repetir; pero en la realidad...
¡Besitos de loro parlanchín!

mara y cuyá dijo...

Loro...hola
Si has soñado tan lindo puede ser que tu sueño se cumpla...mírame, yo nunca había cruzado la cordillera, y acá estoy ahora...en Chile y acompañada con el espíritu de Neruda. Si cruzas el charco podremos compartir unos amarguitos.
Creo que el vuelo de un loro puede llegar hasta Argentina...sí, sí, así dicen y yo lo creo.
Besitos de maracuyá paseandera

the ghost dijo...

me gusta el mate, ya k vine me tomo dos.
rody

Fauve, la petite sauvage dijo...

¿Iré algún día a Rosario? Debería. ¡Ojalá!

Marga Fuentes dijo...

No hay nada que una más, que un mate compartido. Es el elemento unificador de una reunión, de una conversación de dos o tres, es algo mágico tomar mate amargo acompañado.
Gracias por tan lindo post.

Marysol dijo...

Yo también quiero tomar mate!!...Y no creas que en Chile no se toma...Por aqui en el sur se consume mucho.
Ya tengo mi mate y bombiyya en casa, prometo ir a comprar la hierba para iniciarme en este mágico viaje...Y cuando nos encontremos, podremos compartirlo junto a una amena charla.
Besos, querida amiga.

maria adelina dijo...

Que blog maravilloso, cada que pueda te estaré visitando.
Saludos.

mara y cuyá dijo...

ghost...el mate acompaña la espera. Un abrazo

mara y cuyá dijo...

Fauve....no deberías. Estás obligada. Te espero....¿pongo el agua? ¿dulce o margo?...ay, qué lindo!!!

mara y cuyá dijo...

Marga....lo has dicho, es el mate o la compañía?...o es su conjunción?....no hay nada más lindo.
Gracias por la visita. Un abrazo

mara y cuyá dijo...

ay Marysol...te prometo que haré todo a mi alcance para que ese encuentro sea otro sueño cumplido. He visto mates en Chile, pensaba que era para los visitantes argentinos, y como me había llevado la yerba no me he fijado si la vendían. Qué lindos serán esos mates compartidos, aquí o allá.
Mary, fue hermoso escucharte...otro sueño cumplido, vamos por el siguiente. Un abrazo amiga.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Pues como no tengo ni idea de cómo sabe ni de cómo me gustará, seguro que como lo hagas tú, amarguito y con cáscara de naranja ;-)
Voy a ahorrar...

mara y cuyá dijo...

ahorra Fauve...espero..pero cumple, antes que la crisis no deje comprar la yerba.

mara y cuyá dijo...

gracias María Adelina. Serás siempre bienvenida.
Un abrazo

Marga Fuentes dijo...

Quiero tomar mate amargo contigo...qué cercanía siento...
Un beso

mara y cuyá dijo...

Marga...rioplatense, lo imagino.
Seguimos juntas en nustros espacios y el amarguito será compartido y gratificante.

Beso

RadioNuna dijo...

Que mas se puede agregar a estas palabras, solo un poco de café.

CorsáriO dijo...

~~~~~~

Ahora estoy claro en este assnto! Una tradición, una costumbre similar a la gente del Reino Unido. Cada nación tiene sus costumbres y todas son excelentes para un tiempo de comunión. Para definir estos momentos, es como tratar de hablar o explicar ... sería como hablar de la fisiología del orgasmo…jajaja cosas difíciles de explicar!

Um beijo e Feliz Navidad!

~~~~~~

maracuyá dijo...

Explicar la fisiología del orgasmo es fácil, Corsário. Pero ¿quién puede explicar lo que siente?.

Por eso, si quieres saber de verdad qué es "el" mate, tendrás que venir acá y compartirlo con amigos...¿un amarguito?

Gracias Cors, un beso y felicidades para vos.

maracuyá dijo...

RadioNuna, gracias. Te pido mil disculpas, recién ahora veo tu comentario.

Acepto el café, también me gusta...y muchas veces le agrego una pizca al mate.

Quise visitarte, pero no pude entrar a tu espacio.

Saludos.

Myriam dijo...

Susy, llegué a esta entrada tuya por recomendación de Gamar pues recientemente yo puse algo respecto al mate como novata que soy en el tema y ahí platicaba de lo increíble y hasta intrigante que resulta el mate para las personas que no lo acostumbramos tomar. Yo soy de México y acá difícilmente se consigue y sólo es debido a un reciente viaje que hice para Argentina que tuve un acercamiento más pleno con el.

Te felicito por tu entrada, me queda claro que describir al mate no es sólo dar una definición técnica sino que involucra todo un sentir y una identidad detrás de el.

Voy a venir a visitarte de cuando en cuando y aprovecho para mandarte un saludo y desearte felices fiestas navideñas.

Myriam

Camila dijo...

Para todos los estudiantes, creo que el mate es la mejor compañía. Hace poquito me fui a vivir a un alquiler temporario buenos aires y como paso un tiempo hasta que me instale definitivamente, estuve unas semanas sin el mate, y la verdad fue raro no tomar cada tarde por horas esta bebida