sábado, 20 de junio de 2009

Son los mismos, pa

MI PAPÁ EN MARZO DE 2008.


Dicen los comerciantes que el tercer domingo de junio es tu día. Sabés que a mí esas cosas me exasperan, eso de que lo que amamos tenga que tener un día especial. Y ahora no te quejes, porque también lo aprendí de vos. Mañana estaremos juntos, como todos los días. Tal vez haya más bochinche y seamos algunos más, padres con hijos lejos que vendrán a compartir; pero nada cambiará en nuestra familia. Tus hijas no necesitamos de este día para estar incondicionalmente con vos, papá.
Sin embargo algo ha cambiado en mí. Será por tanto escuchar la palabra “padre” esta semana y enojarme, será que siento que el tiempo se acorta, será que presiento que muy pronto no lo vas a entender por más que te lo repita mil veces, será que me voy a arrepentir mucho si llego tarde…que hoy lo decidí.
Dejo de lado todos mis tontos e incomprensibles pudores y te lo llevo papá. Hoy, para que lo leas tranquilo mientras tomamos unos mates juntos
.




El texto a continuación fue publicado con anterioridad en este espacio, un día cualquiera. Mi papá nunca lo leyó, hoy lo hará. Tiene 87 años, y una fortaleza de aquellas. Ha superado tres ataques cerebrovasculares con sus correspondientes rehabilitaciones. Ahora, todo está avanzando a pasos de gigante y sus limitaciones lo deprimen.


........................................


Yo no puedo verte ahí, en la cama, fingiendo que dormís cuando me escuchás entrar. No es por nada; es que no te reconozco.- ¿Qué pasaaaa? ¿Qué pasaaaa? – te digo cantando mientras abro las persianas ¡Vamos, vamos, que el día está muy lindo para perderlo en la cama! Te tapás, apretás los ojos y me das la espalda. Ni una palabra. Ese gesto me duele. Se me clava una lanza en el estómago. Ya sé que no es por mí. Por eso me duele, porque es por vos. Si por lo menos me contaras qué te pasa; aunque lo intuyo. No puedo devolverte tus piernas firmes, la memoria, la vista clara, los brazos fuertes. Pero puedo contarte en qué los invertiste. Me acuesto a tu lado. Te sacudo los hombros.- Viejo. Mirá. Ya sé por qué estás triste. Apostaste todo y mirá lo que te salió. Abrís los ojos y te reís. Te beso y nos reímos los dos.


MI VIEJO


Tus piernas, ahora inseguras papá, son las mismas piernas que durante años caminaron desde tu trabajo hasta la puerta de la escuela para llevarme a casa, para que te viera ahí, en la vereda de enfrente, esperándome, como sosteniendo al viejo plátano. Cada día. Siempre ¿Nunca tuviste un contratiempo papá? ¿Un dolor de garganta? ¿Nunca estabas cansado? Seguro que sí pa, lo habrás tenido, pero yo no me enteré ni quisiste que lo hiciera. Yo me encontraba con tu mejor sonrisa y con aquel sentimiento que, de tu mano, todo era bueno. Son las mismas piernas que llevaron a mis hijos a su escuela; a los parques para descubrirles los secretos de las plantas y los pájaros; a la biblioteca para enseñarles, como a mí, los mundos infinitos que encierran los libros. Yo siempre ocupada papá. Papá necesito que los lleves; papá necesito que los busques; papá necesito......Y tantas veces sin esperar mi llamado, tus piernas te traían a mi encuentro para decirme:
- Necesitás que...? Querés que...?
Sí, tus piernas, ahora inseguras, fueron mi seguridad


Tus brazos, ahora débiles, son los mismos que trabajaron sobre el banco de carpintero, después de tediosas horas de oficina, para fabricarme los juguetes. El caballito de madera, la cama de la muñeca, la hamaca, el armario, mi primer escritorio, el estante de los cuentos, la cuna de mis hijos!!! Sí, tus brazos papá, fueron mi magia.


Tus manos y tu voz, ahora cansadas, son las mismas que vencieron su propio dolor para acariciar a mamá, desesperada y abatida, diciéndole: Va a salir, saldrá. Cuando los médicos dijeron: No podemos hacer nada más, sólo un milagro; tus manos y tu voz se quedaron junto a mi cama de hospital, tocándome, hablándome. Yo recuerdo entre sueños nublados la cofia de las enfermeras y los delantales de los médicos asomándose a mi cuerpo. Pero a vos papá, te recuerdo con tanta nitidez; cada vez que abría los ojos estabas asomándote a mi alma, a mis fuerzas, despertándolas, trayéndolas ¿No lloraste? ¿No caíste? ¿No desesperaste? Seguro que sí pa, pero no dejaste que lo sintiera. Y lo logramos. No lo hubiera hecho sin tus manos y tu voz.


Tu memoria, ahora escurridiza, es la misma que me llevó por los caminos de tu historia, de mi historia. Que me llevó a conocer a mi bisabuela francesa, la que te hacía el gateaux de durazno; a la bisabuela criolla, cuyo papá peleó en la batalla que lleva su nombre, dueño de esas tierras y de una inmensa fortuna que duró menos de una década en manos de sus hijos. Al abuelo José, con ese corazón grande y abierto, perdido en el alcohol; al abuelo Alberto, revolucionario, activo participante de los levantamientos campesinos, promotor de reformas y dirigente de la Federación Agraria; a la abuela luchadora y valiente que quedó sola, con ustedes pequeños, porque no dudó en salvarlos de un hogar destruido por la adicción; a la abuela campesina, que crió diez hijos, trabajando de sol a sol, mientras su hombre peleaba también por sus derechos.

Papá, tu memoria no se perdió, se escurrió en mi memoria y en la memoria de tus nietos.


Tu vista, ahora nublada, es la misma que me leyó los primeros cuentos, las poesías que me escribía el abuelo, los pensamientos que volcabas detrás de folletos porque siempre decís que hay que aprovechar el papel en bien de la ecología. Es la misma que nos vio crecer y que dejó traslucir tu orgullo. Tu vista fue mi vista papá.


Invertiste todo en nosotros, papi....tu vida. El producto no es perfecto ni nunca lo será; tal vez ni se aproxime a lo que soñaste ¿Tendrás tus dudas? ¿Tus desilusiones? ¿Tu desencanto? Seguro que sí....pero nunca nos lo dejarás ver.

Gracias viejo. Te quiero.

49 comentarios:

joselop44 dijo...

Me has emocionado. Estoy de acuerdo contigo y con tu padre, esas fiestas comerciales no hay que celebrarlas
no se quiere a alguien más por regalar un dia establecido, eso hay que demostrarlo a lo largo del año entero.
Un abrazo.

Miguel Ángel Bruno dijo...

¡Ahhh, qué decir!Probablemente sea lo que todo padre quiere escuchar de sus hijos y es hermoso que se lo hagas saber ahora que aun está con vos. Dale un fuerte abrazo de Mariel y mío...hay algo en su mirada bondadosa que el paso del tiempo nunca podrá borrar. Un besito desde el alma, amiga

ev dijo...

Saludos a tu papi....

La candorosa dijo...

Me cuesta escribir algo, pues la emoción ha ganado espacio en mi mente y en mi corazón!!

Maravillosas su palabras y el recuerdo que para él ha compartido con nosotros!!!
Disfruten mucho esta "fecha comercial", leyendo juntos!!!

Saludos!!

SUSANA dijo...

Susy Querida:

Me temo que hoy será difícil escribirte, es muy fuerte, cala profundísimo hasta allí...donde las palabras se escurren.

Espero, eso sí, que tengas un maravilloso día con tu papi y se disfruten mutuamente. Olvidate de la fecha especial y de las formas del mundo, eternizá esos momentos, son, como bien sabés, valiosísimos!

No todos tienen papis como el tuyo, es un privilegio y hay que vivirlo como tal.

Sé y hacelo felíz Susy! Se merecen mutuamente.

Un enorme Abrazo, con todo cariño para Vos y para Él!

Navegante Del Alma dijo...

La pucha Maracuyá ¡que homenaje! Conmovedor.
Ojalá mis hijos algún día me sientan así.
Besos agradecidos.

lisebe dijo...

Susi:

¡¡¡Cuanto me has hecho acordarme de mi papa que éste mes hace un año ingresó en un hospital y nunca más salió!!!

Sabes querida amiga, yo también le escribí una carta y un dia 24 de Junio dia de su aniversario de bodas y que también dá nombre a su santo en el que todos mis hermanos (cinco y yo )juntos con las respectivas familias no reuníamos pudo leer, la carta y me hizo una ilusión tremenda, ya que un año después osea el año pasado, ya no pudimos estar juntos nunca más, así que espero que esa carta pueda llegar a manos de tu papá y ver cumplido tu deseo.
Querida amiga muy bonita por cierto, ojalá mi mamá pudiera darse cuenta hoy de quien és y quienes somos y quien fue ese hombre que estuvo con ella más de 60 años.
Felicidades para tu papá y para todos vosotros especialmente deseo que seas feliz junto con él y disfrutes muuuucho de su compañia.

Mucchos besos cielo, te quiero

Nerina Thomas dijo...

Un placer leer tanto amor del alma, que hoy te permiten teclear.
Ha sido un "padre de aquellos", no cabe duda.
Habiendo tenido la oportunidad de conocerlo, lo abrazo en mi imaginación para así no sentir la ausencia del mío. Fisicamente hablando claro, pues lo siento a mi lado siempre.
Que disfruten este día, como deben: con alegría y en familia.
Besos "amiga". Eres muy rica!!

Dr.Krapp dijo...

Hermoso texto.
En la Balada de Narayama hay esa famosa escena en que los viejos del pueblo cuando no se sienten útiles se van a una colina a esperar lo que están esperando.
Hay un momento en la vida de los seres humanos en que ya no quieres más y renuncias a todo lo que te rodea para entregarte a la paz reparadora. Entonces corres las cortinas, te olvidas de tomar los medicamentos, procuras apagar los ruidos y cierras los ojos con la secreta esperanza de que solo existan los recuerdos y desaparezca de una vez por todas la maldita decrepitud.
Cuando ocurre ésto, poco podemos hacer, solo desearles que sea un tránsito lo más llevadero posible hacia el otro lado.
Lamento ser tan pesimista.

Gamar dijo...

Te confieso que hoy no pude terminar de leerte.
Lei el primer texto, el segundo, pero no pude y no quiero terminar el tercero.
Me resalta algo que siempre supe, pero que no sentía tan profundamente como hoy.
No todos vivimos igual un día como este.
En mi caso, mi viejo es joven y siempre en estos días es juntarse, festejar y estar felices, pero para él era diferente. Los domingos del día del padre amanecía, desde que tengo memoria, viajando al cementerio de la Chacarita porque su papá se fue cuando el mío tenía 9 años.
Tal vez sea que al haberlo hecho siempre se transformó en rutina y nunca lo sentí como en este momento.
Un abrazo a todos los que lo extrañan por no tenerlo, un beso a los que sufren por verlo delicado y un saludo a los que . como yo, lo tenemos y tal vez no lo valoramos como se merecen.
Perdón, pero hoy me pudo la emoción.

borraeso dijo...

Qué puedo decir más que lo disfrutes, que lo sientas, que lo mimes, como lo haces día a día... que a los papas especiales hay que quererles siempre y siempre...

Hace años me convertí en madre de mis padres, hasta que tuve que dejarles marchar del todo, y me costó mucho renunciar a ellos, tanto, que me aferré a mis recuerdos, a ese antaño que fue y que hice presente para que no doliese tanto...

Cuando un ser querido empieza a apagarse se le empieza a echar de menos y a la vez se hace más tuyo, que lo llevas a todas partes y lo conviertes en compañero de todo y lo reencuentras aquí y allá y haces tuyo su olor y su manera y su andar... a tu manera... y aún así duelen las ausencias, siempre, cuando son tanto para ti y tan profundo...

Besos, mara, a montones, para ti, para papá, para todos...

maracuyá dijo...

Gracias Joselo. Es así, el afecto no necesita de un día. Ya hay tantos días de..., que me pierdo, los niego. Esta semana todo el mundo comprando, hoy caen los sistemas de telefonía, y al día siguiente, si te he visto no me acuerdo. En fin, ya me entendés.

Un beso

maracuyá dijo...

Querido Miguel. Me consta que vos habías leído esta entrada. Cuando conociste a mi papá, la recordaste y hemos hablado del tema...Ya sabés lo que pienso y alguien lo escribió en un comentario más abajo.

Ayer por la tarde, junto al texto, le he llevado el abrazo de Mariel y tuyo. En medio de la emoción lo ha agradecido y les envía saludos.

Gracias. Un enorme abrazo para vos y un besito a Mariel.

maracuyá dijo...

Ev, le he dado un besito tuanix en tu nombre.

Gracias, uno, también lindo para vos.

maracuyá dijo...

Gracias La Candorosa. Lo hemos leído ayer, pero hoy seguro lo haremos otra vez. En las tardes hacemos eso casi a diario, le leo mientras mamá ceba mate y él escucha con los ojos cerrados, sentado junto a la ventana.

Un abrazo

maracuyá dijo...

Susana, gracias por tus palabras.

Llevo toda una vida linda junto a él y mi mamá. Y apelo a esos recuerdos para pasar el trago amargo del presente.

Un beso enorme Su. Estás hecha una muñequita de nieve? Igual te verás linda.

maracuyá dijo...

Navegante, con tu inmensa sensibilidad, creo que sí...que tus hijos ya lo sienten.

Un besito

maracuyá dijo...

Lisebiña, muchas veces hemos hablado de esto, y de cuánto cuesta aceptarlo.

La carta ya llegó, y no sabes qué tranquila me siento ahora. Muchas veces llevé a mi papá textos de este y otros blogs para leérselos...y me quedaba eso de no hacerle conocer lo que estaba dedicado a él.

Lis, sabés cuánto te entiendo. Pero sólo queda hacer lo que está en nuestras manos y aceptar lo que no depende de nosotros...no es fácil.

Te envío todo mi cariño y mi compañía. Aunque a la distancia, es muy fuerte.

maracuyá dijo...

Nerina. En un rato iré con él y le llevaré tu abrazo.
No sabés cuánto han disfrutado los dos cuando le conté lo de la radio.
Se habían preparado para escuchar, pero no llegaron, se durmieron. Igual, ya saben todo con lujo de detalles.
Sé que lo sientes a tu papá...me contaste muchas cosas lindas de él.

Un beso, y buen domingo.

maracuyá dijo...

Dr. Krapp, tu comentario me emocionó. Me ha costado muchísimo tener que aceptar esto. Lo he podido hacer, a costa de transitar un gran dolor.
Ahora, hago lo que decís. Sé que más no puedo. Él ya no quiere vivir así y lo comprendo, me pasaría igual.
Hemos compartido una vida hermosa juntos, ¿qué más se puede pedir?
Cuando llegue el día, estaremos en paz.

Gracias Dr. Krapp. Comparto el pensamiento que expresaste.

maracuyá dijo...

Gamar. También me emocionaste vos.
Disfrutá a tu papá como yo lo he hecho...y a tus hijos. Es lo que queda.
Ya ves, tu papá necesita encontrar al suyo en el cementerio porque no lo ha tenido.
No sé lo que haré. Nunca voy al cementerio. Me parece que tampoco iré después, si le sobrevivo. Porque todo lo que tengo de mi papá lo llevo encima, y ahí estará siempre.

Un beso enoooorme, chiquito. Que tengas un buen día

maracuyá dijo...

Borraeso. Ser padres de los padres es lo que nos toca a algunos en una etapa de la vida. Pero hasta qué punto están ellos preparados para esto? Para depender de nosotros? Eso es doloroso para padres e hijos.
Yo siempre les digo que es natural, que lo acepten, que no son un peso, que me siento feliz de hacerlo...me han dado tanto!!!

Pero los comprendo. Los padres no estamos preparados para esto, creo que a mí me costaría igual.
Y como hija, me ha dolido entender, que por más que me esfuerce, ya no puedo darles lo que en verdad necesitan. Sólo expresarles mi cariño y mi agradecimiento.

Muchos besos, sin cifras, que son muchos.

borraeso dijo...

mara, andaba leyendo por encima de tu hombro, a cinco horas de distancia...

Por supuesto que no estamos preparados: ni ellos, ni nosotros... pero la vida y el fin de ella está mal diseñada y el final es siempre doloroso, de una forma o de otra, porque te pilla desprevenido o porque tienes tiempo de hacerte a una idea...

Muchos y muchos besos.

cristal dijo...

Mara:
Qué contento y orgulloso estará tu padre cuando lea las palabras que le has dedicado. Se aprecia tanto amor, tanto reconocimiento, que se sentirá muy feliz de tenerte. Estoy de acuerdo con el Dr.Krapp, los ancianos se vuelven muy raros cuando son conscientes de que sus días se agotan. Pienso que es un mecanismo de defensa que les ayuda a poder desconectar de la realidad, se vuelven como niños que sólo necesitan ser cuidados. Cuando se trata de personas que han dado tanto como tu papá, se les perdona todo. Mi padre hace más de diez años que murió, aunque estuvo ahí cuando lo necesité, fue un padre más distante y menos cariñoso que el que tú describes. Aún así, según va pasando el tiempo le voy comprendiendo y valorando más. Tuvo una vida muy difícil y demasiados hijos(nada menos que ocho) y lo peor le llegó en la vejez. Nuestros padres son parte de nosotros mismos y siempre vivirán para bien o para mal en nuestro corazón. Es mejor quedarse con lo bueno que nos dieron y guardar los mejores recuerdos. Un abrazo inmenso.

Luis Antonio dijo...

No recuerdo cuándo lloré la última vez, pero hoy me ha faltado poco...

No sé qué me conmueve más, si la bella imagen que transmites de tu padre o tu sentido relato. Supongo que ambos.

Un abrazo entrañable para los dos. Te lo dice alguien que perdió a sus padres demasiado pronto

Tumulario dijo...

Susi,

hace cuatro años tuve, ahora lo sé, la suerte de poder estar junto a la cama de mi padre, nunca supe hasta que se fué, lo maravillosos que fueron esos momentos en los que me contaba, una y otra vez, sus historias.

Solo puedo dejarte esto.

http://magva-tumulario.blogspot.com/2008/10/mi-padre.html

Anónimo dijo...

maracuyá me emocionó hasta las lágrimas tu relato, recordé todos aquellos que fueron padres en mi vida, con sus enseñanzas y valores, especialmente mi abuelo Raúl, que en realidad no era mi abuelo, pero siempre lo sentí así. gracias. vero

América dijo...

Amiga me cuesta seguir leyendo tu post,disculpa,han pasado diez años ya de la partida del mio,mi dolor a cedido pero lo extraño tanto que no puedo....No es un dia para llorar,es otro para recordarlo con todo mi amor....
Un abrazo y disfruta con él que tengas un hermoso dia.

maracuyá dijo...

Es verdad Borraeso. Lo has dicho exactamente. Siempre duele, si es imprevisto, o si como en este caso, lo vas perdiendo poco a poco en un duelo diario. A mí me ha costado muchas lágrimas, me rebelaba, no lo entendía. Ahora tengo claro lo que él desea y por lo que sufre. Lo acompaño con todo mi afecto, pero ya no le pido más esfuerzo.

Muchos besos, más un abrazo, amiga.

maracuyá dijo...

Querida Cristal. Has visto que también coincido con Krapp.
Lo único que yo no le perdonaba a mi papá era ése bajar los brazos, me cegaba, me sublevaba; no nos entendíamos y hemos llorado juntos por eso. Mi egoísmo no me dejaba ver.
Tuve que reflexionar mucho para llegar a este punto que me llevó comprenderlo más allá de mi necesidad de recuperarlo.
No puedo pedirle más, ya ha luchado suficiente.

Vos decís que ha medida que pasa el tiempo, lo vas valorando y entendiendo. Eso habla de tu madurez. Los hijos somos egocéntricos con nuestros padres y, a veces, perdemos de vista que también son personas, con sus circunstancias. Creo que, equivocada o acertadamente, la intención que un padre pone hacia un hijo, siempre es la mejor.

Gracias Cristal. Un abrazo grande para vos.

maracuyá dijo...

Gracias Luis por tu emotividad. El relato, la imagen, y mi padre son una misma cosa.

Cuando no lo reconocía, cuando veía su debilidad y me preguntaba: qué fue de mi papá?, apelé a los recuerdos, a sus enseñanzas, al inmenso cariño y comprensión con que me había acompañado siempre en todo, y pude ver que era el mismo, en la última etapa de su vida. Que mi papá no cambiaría nunca...y que así, como quise decírselo, irá siempre conmigo.

Siento que vos los hayas disfrutado durante menos tiempo, pero no dudo que esa relación debe haber sido intensa y valiosa. Sos una gran persona.

Un beso muy sentido, Luis.

maracuyá dijo...

Tumu, gracias por el enlace. Creo que ya te dicho todo en el comentario que te dejé ahí...él era sabio, sabía que te estaba dejando una maravilla.

Besitos

maracuyá dijo...

Vero, ahora me fui a leerte y me encontré con esos hermosos recuerdos que tan bien relataste.
Y con una palabra que me hizo llorar.
Gracias linda. Vos tenés idea de cuán importante sos para mí? Bueno, te lo digo ahora...muuuuchooooo.

Pienso, qué grandes deben haber sido todos esos padres para hacer una joya tan valiosa.

Ahora te mando un besito...y en unas horas te doy otro.

maracuyá dijo...

América. No tenés que disculparte. Lo entiendo perfectamente.
Es un privilegio tener buenos recuerdos. Atesóralos.

He tenido un hermoso día, gracias.

Un abrazo fuerte.

Marcelo dijo...

Tuve que tragar saliva para terminar, sabés por qué? Porque además de leerlo para conocer tu historia y el amor maravilloso que una hija puede sentir por su padre, no pude evitar pensar si la mía podrá decirme cosas semejantes a mí en el futuro. Pero no me refiero a que ella sea capaz de expresarse tan bellamente, sino a que pueda ser yo el merecedor de palabras como las tuyas. Fue lo mejor que leí en este día, lejos.
Un beso

maracuyá dijo...

Marce, gracias. No pensaba en despertar cosas así, como la que vos me contás. Y ahora estoy yo tragando saliva, por tus palabras.

Marcelo, qué bueno que lo pensaste. Porque el hacedor de estos sentimientos es mi papá. Y vos podés hacerlo. Vos podés hacerte merecedor de que tu hija un día te lo diga, con sus palabras, con las que tenga...como lo hizo mi papá conmigo.

Un beso muy grande...y gracias otra vez, me emocionaste.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Muy emotivo, me has puesto los pelos de punta.

Seguro que ha sido un momento muy bonito para toda la familia.

BEsos

maracuyá dijo...

Gracias Juan.

Sí, lo ha sido.

Un beso muy grannnnnnde.

Andrea dijo...

... quisiera tener una frase "redonda" esas que te cierren en pocas palabras lo que me gustaría decirte. Porque las palabras, aunque tecleadas también se atragantan en los dedos. Ojalá mis hijos pensaran así de mí algún día, mi niña... a falta de padres buena son las madres, no?

un beso mi querida niña, no te olvido a pesar de mis ausencias.
Qué bien me vendrían unos mates ahora mismo...

A.

maracuyá dijo...

Andrea. Quiénes, sino los padres somos los artífices de lo que nuestros hijos serán un día?

Padres y madres pueden ser maravillosos, y creo que vos lo serás.

No hay olvido...hay reencuentros.

El mate siempre espera aquí...¿uno?

Un beso.

Andrea dijo...

......lo necesito, la Noite de San Xoán , me trae sedienta. Una gran hoguera en la playa recibió el solsticio de verano.
deseos escritos que se queman para cumplirse malos recuerdos que se queman para olvidarse...

Sí, necesito ese mate y un abrazo también.

Mi beso pequeña,

A.

salvadorpliego dijo...

Me emocionaste demasiado. Me pongo de pie para aplaudir tanta belleza.

Un fuerte abrazo.

maracuyá dijo...

Andrea, tu sed nos llevará a largas horas de amarguito que suceden y anteceden a un fuerte abrazo...juntas, compartiendo los solsticios, tan lejos y tan cerca...

un beso de noche larga, a tu playa

maracuyá dijo...

Gracias Salvador, uno mi aplauso al tuyo, por esa maravilla que mis ojos han recorrido y por la que me invitan a recorrer.

Otro abrazo para vos.

lisebe dijo...

▒█▓▒▒▓█▓▓▓▓▓▓▓█▓▒▒▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓█▓▓▓▓▓▓█▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓██▓▓▓▓▓██▓▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒█▓█▒▒▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒███▒▒▓▒▒▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒▒█▒▒▒▓▒▒▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▒▒▒▒▒▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓███▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒█▓▓▓█▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓█▓▓▓█
▒▒██▓▓▓█▓▒▒▒██▒██▒▒▒▓█▓▓▓██
▒█▓▓▓▓█▓▓▒▒█▓▓█▓▓█▒▒▓▓█▓▓▓▓█
█▓██▓▓█▓▒▒▒█▓▓▓▓▓█▒▒▒▓█▓▓██▓█
█▓▓▓▓█▓▓▒▒▒▒█▓▓▓█▒▒▒▒▓▓█▓▓▓▓█
▒█▓▓▓█▓▓▒▒▒▒▒█▓█▒▒▒▒▒▓▓█▓▓▓█
▒▒████▓▓▒▒▒▒▒▒█▒▒▒▒▒▒▓▓████
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒████▓▓▓▓▓█▓▓▓▓▓████
▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒████████▒▒▒████████
Pasa este osito a las personas qe quieres muchisimo y no quieres que cambien nunca. (espero recibir el osito).

Si recibes entre 2-4 ositos te quieren
Si recibes entre 4-8 ositos te quieren mucho
Si recibes entre 8-10 ositos te quieren muchiiiisimo

Jarocho dijo...

Susy: Los sentimientos no tienen fecha.. en eso estoy de acuerdo contigo. Una fecha no debe ser motivo de querer o demostrar mas o menos el cariño,respeto,afecto.
Te felicito por lo que sientes por tu padre y por tenerlo a tu lado aun.. un abrazo y mi admiracion de siempre.

maracuyá dijo...

Gracias Lisebe. Me había quedado perdido el osito...pero hoy lo encontré y me trajo tu cariño.

Te quiero mucho...besitos

maracuyá dijo...

Hooola Jaro. Sé muy bien lo que has sentido por tus papás, así que te felicito también, aunque ya no estén contigo, me consta cuánto los recordás.

Gracias por estar siempre, mi querido José.

Un beso graaande a vos.

BELMAR dijo...

así es!!