lunes, 30 de noviembre de 2009

En la selva de Quiroga. La Selva Paranaense en peligro.

TORMENTA EN MISIONES
EL CIELO RUGE Y SE DESPLOMA POR ALGUNAS HORAS

"El Paraná corre allí en el fondo de una inmensa hoya, cuyas paredes altas, de cien metros, encajonan fúnebremente el río. Desde las orillas bordeadas de negros bloques de basalto, asciende el bosque, negro también. Adelante, a los costados, detrás, la eterna muralla lúgubre, en cuyo fondo el río arremolinado se precipita en incesantes borbollones de agua fangosa. El paisaje es agresivo, y reina en él un silencio de muerte. Al atardecer, sin embargo, su belleza sombría y calma cobra una majestad única."
A la Deriva – Horacio Quiroga

Fue con él que comenzó mi idilio con la selva paranaense. Fue Horacio Quiroga quien trazó en mi fecunda imaginación de adolescente los bosquejos del Paraíso. De su mano, desde río arriba andando miles de kilómetros hasta mi orilla, el Paraná me traía el susurro de la tierra colorada, de la selva que alguna vez estuvo más cerca.
La naturaleza es hostil en la literatura de Quiroga. Cuentos de horror y de muerte imaginó en este ambiente exuberante. Repetidamente se ha dicho que Quiroga narró la experiencia de los hombres enfrentados a la hostilidad de la naturaleza. Humildemente creo que Quiroga fue un visionario...y contó la reacción de la naturaleza enfrentada a la hostilidad de los hombres.


LA NATURALEZA


ENTRE LOS TANTOS BRAZOS DEL IGUAZÚ, ANTES DE VOLCARSE EN LOS IMPRESIONANTES SALTOS.

No sirve registrar cuántas son las especies de mariposas, aves, mamíferos, reptiles, peces, árboles, arbustos, helechos, orquídeas y toda la vida que quieran imaginar. Transitar la selva paranaense desprecia a cualquier número. Como si una varita mágica despertara todos nuestros sentidos al unísono y armónicamente, la selva nos impregna con su vigor. Los oídos se embelesan con el canto de infinidad de pájaros y el sonido del agua que corre para luego desbarrancarse estruendosamente. Entonces una nube espesa de mariposas se eleva frente a nosotros en vuelo multicolor y la piel es una fiesta, se posan en cada lugar que llevamos sin cubrir y hasta cubierto, los brazos, el rostro, las piernas, la espalda; buscando la sal de nuestro sudor, nos regalan una suave caricia recordándonos que no es un sueño, que ahí estamos deseando tener ojos inmensos, de mirada larga y penetrante, para atravesar con ellos la intrincada fronda donde la energía de la vida se agita con mil veces más fuerza de la que somos capaces de captar…



SOBRE EL TRONCO, HUEVOS DE MARIPOSAS




...se presiente en ese interior la existencia de monos, de ocelotes, de mamíferos de hábitos nocturnos como el hermoso yaguareté, y un estremecimiento nos sobrecoge. Embriagados por el aroma de la tierra mojada, de las flores, de la humedad que va dejando en la boca el dulzor del Iguazú y del Paraná, algunos vamos tomando conciencia del impacto que provoca nuestra presencia ahí…sin haberlo pensado en el momento, al recordar, sé que los pasos se fueron haciendo leves y los inevitables comentarios, susurros. Hago mi “mea culpa”, adicta al fin no pude evitar un par de veces, al llegar a algún claro, privarme del nefasto placer de un cigarrillo.



LOS AMIGABLES COATÍES SE CRUZAN CON FRECUENCIA EN NUESTRO CAMINO. LES GUSTAN LOS DULCES, PROHIBIDÍSIMO ALIMENTARLOS.

RÍO ABAJO NAVEGANDO LOS RÁPIDOS DEL IGUAZÚ QUE DEMASIADO PRONTO, PARA NUESTRO GUSTO, SE TRANSFORMA EN UNA CALMA CORRIENTE. Sin ese marco fascinante, la magnificencia de las Cataratas del Iguazú quedaría opacada. En fin, la selva paranaense provoca una deliciosa borrachera cuya resaca durará toda la vida. Me prometo volver a beberla…mucho quedó por descubrir.


Pido disculpas por la pobreza de las fotos y las palabras. Grito pidiendo ayuda para enriquecerlas; si alguno de ustedes me envía las suyas, prometo hacer con ellas otra entrada.

EL HOMBRE

¿Podría alguien tener la apocalíptica visión de la desaparición de esta maravilla? Sin embargo muchos de los parajes que describió Quiroga y que inspiraron sus magníficos cuentos, ya no existen.
Siento que esta entrada no estaría completa si no transcribiera algunos fragmentos de una nota que Martín González escribió para Red Yaguareté, “Corredor Verde, última esperanza del yaguareté en Misiones”

"Lo que hoy es conocido como “selva misionera”, es en realidad porción de uno de los ecosistemas más importantes, en lo que respecta a biodiversidad, que existen sobre nuestro continente. Más específicamente es “Selva Paranaense”, bosque subtropical húmedo de rica diversidad de especies, aunque no es exactamente Selva Amazónica.
La Selva Paranaense se extendía sobre los territorios del sur de Brasil, sobre la actual República del Paraguay, y en Argentina abarcaba toda la provincia de Misiones, norte de Corrientes y la zona de transición con la región chaqueña (distrito de los campos), siendo esta última la más arrasada por los avances de la civilización.
En el Cono Sur sólo queda el 10% de esta selva, sita en los territorios ya mencionados, aunque algunos países han conservado mejor el ecosistema que otros:
-Brasil, 5% de la superficie total.

-Paraguay, del 13 al 20%.

-Argentina, aún posee el 45% de la Selva Paranaense, aunque en franco retroceso. Son en total, 3 millones de hectáreas de selva, pero tan sólo 500 000 (el 15%) se hallan protegidas...

...Salvar, o al menos trabajar por esta selva, último pulmón del país, significa dar contrapuestos. Significa conservar un último reservorio genético y medicinal para las enfermedades que existen y existirán, significa evitar que nuestros hijos reciban una tierra que no merecen recibir, devastada, humillada. Significa asegurar la casa de sus dueños, los seres vivos en general, ya sean animales u hombres: la naturaleza no hará distingos cuando quiera hacer justicia..."

La foto satelital muestra los estragos. La zona en verde intenso, en la parte inferior derecha, muestra la provincia argentina de Misiones, bien delimitada por los ríos que la rodean. Una pequeña "colita" hacia arriba a la derecha, es lo que queda de la selva paranaense en Brasil. A la izquierda de Misiones, Paraguay, ¿ven ustedes verde intenso?

Cuando se piensa en el 90% que ya no está, da escalofríos.

El punto amarillo marca la triple frontera, Argentina, Brasil y Paraguay, en la desembocadura del Iguazú en el Paraná. Allí fue tomada la foto de abajo, desde el Puente Internacional que une las ciudades de Puerto Iguazú (Argentina) y Foz do Iguaçu (Brasil).

Me quedan dudas sobre el significado de una palabra...¿civilización?

42 comentarios:

lisebe dijo...

Que delicia de paisaje!!! un viaje lleno de verde y de aventura!!!!!
que lindo!!!

Y es que descubrir el Nuevo mundo es todo un qué......

Besos mi querida amiga

Te quiero

SUSANA dijo...

Santa Ecología! Recúpero se nos queda sin selva! (hace poco se enteró del "imposible retorno de Horacio Quiroga a la choza")...

Despejo el campo de batalla de papeles, liquido pendientes y vuelvoooooo!!!!

Besitosssss Susy!!!!!

Cris dijo...

Excelente informe Maracuyá. Tuve el privilegio de recorrer esos senderos en la selva, atravesar caminando una nube de mariposas amarillas, llenarme los ojos de todos los verdes y dejar como dice el slogan de la provincia, que Misiones me despierte los sentidos.
Porque los necesitamos y los necesitan las generaciones futuras es que tenemos que seguir fieles al propósito de salvar éste y todos los pulmones del planeta.
Un abrazo.

La candorosa dijo...

La naturaleza, además de embelesarnos con sus encantos, es lo que nos marca la salud del planeta y de los que en él habitamos.

Lo terrible es que el hombre no detenga su ambición, con la que arrasa con todo... incluso con estos lugares que son los "pulmones del planeta"!!

Las fotos, bellas, sus palabras son para hacernos recapacitar!!!

Horacio Quiroga, como bien dice usté, un visionario (y uno de mis autores preferidos!!!)

Abrazotes!!

maracuyá dijo...

A ver cuándo te animás, Lisebe!!!
Sabés que serás bienvenida.
Besos, queridísima...



Ay, Susana, entretengamos a Recúpero en otros blogs...que tan metido en la selva ni debe saber de su retroceso...y cuando se entere que Quiroga no vuelve porque ya no está quedando nada, le da un síncope al poeta maldito. Lo peor es que se nos queda sin inspiración...un desastre ecológico y otro cultural? Noooooo, es demasiado para mí!!!
Cuando quieras tocayita, es un placer.
Besos



Gracias Cris...realmente es un privilegio. Qué pena que no lo consideren así quienes avanzan sobre todo pensando sólo en sí mismos...pensarán que son eternos?
No puedo entenderlo...
Un abrazo Cris.



Candorosa...termino de decirlo. No puedo entenderlo...qué concepción tienen de la vida? Qué pasará cuando ya no quede nada más que desolación...tan individualista se puede ser?
Ahhhhhhh, coincidimos con Horacio...qué loco lindo!!! En algún momento hubiera querido estar en el lugar de Alfonsina, y le aseguro que no escuchaba consejo, me iba con Quiroga a la selva.
Abrazo a usté, m´hija

Francis Oliverio Recúpero dijo...

Con razón no volvía Horacio...Él está bien? Me prestás algunas fotos?

maracuyá dijo...

Francis oliverio!!! Recúpero!!!...todos te están buscando, quieren saber de tu paradero, yo misma fui a buscarte a la selva y ni rastro...qué privilegio tengo de que hayas venido por acá!!!
Vos viste, está un poco decepcionado Horacio...
Todas las que quieras Francis, tengo más, dame en secreto la dirección de la choza y te las llevo personalmente...ay, qué emoción tengo!!!
Un abrazoooo

Isabel Estercita Lew dijo...

Ya tengo un ritual para leer a Maracuyá. Media noche, trago en manos y camisón, jaja, esto último no es muy romántico pero mi camisón improvisado menos…
A Horacio Quiroga lo tenía olvidado y después de lo que acabo de leer del visionario y lo tuyo, ahora el viernes porque cobro, y que me digas por cual recomenzar. Si contó la reacción de la naturaleza enfrentada a la hostilidad de los hombres, ya vale la pena.

Creo que leerte además de alcohólica me vuelve consumista, quiero ir a la serlva paranaense y palpar aunque sea tan solo con mis ojos toda esa generosidad de la naturaleza, y ser acariciada por mariposas.

Me prendí otro pucho pero solo haré el "mea culpa" estando ahí. Nada más lindo que una resaca de belleza que dure toda la vida.

La apocalíptica visión de la desaparición de esta maravilla está siendo un hecho, nosotras y otros nos comprometemos trabajando o militando para evitar su destrucción que sería la nuestra, la de todos.
No quiero ser mala onda muchacha, pero si no se comprometen muchos más, ya que los que tienen sus corporaciones enriqueciéndose día a día a cuestas de la destrucción del planeta nunca lo harán, estamos en el horno y no habrá vuelta atrás ni nada.

Gracias Maracuyá por esta entrega.

El que destruye la naturaleza nos destruye y aunque le chupe un huevo también se destruye.

Estercita

Miriam dijo...

Susy, se mezclan aquí la belleza de tus imágenes con la alegría y la angustia entre lo vivido en el viaje y la comparación con la realidad tan cruda.
Estuve allí varias veces y nunca dejo de maravillarme. Recuerdo una de ellas, las cataratas estaban secas... solo hilos de agua... a comparación con otras en el que el ruido atronador y la magnificencia se hacìan presentes.
Ojalá podamos reflexionar sobre esto y actuar en consecuencia.
Mil besos

joselop44 dijo...

Es una entrada muy bella; me gustaron las fotografías que dejan ver la naturaleza salvaje que allí se encuentra. El texto le dio la guinda a la entrada, con ese punto de autocrítica que tenemos que hacer todos. la imagen de satélite es desgarradora.
Un abrazo amiga.

América dijo...

Mara me he devorado tu post entre sentimientos encontrados,la belleza del paisaje,la imponente naturaleza nos regala maravillas,el temor que nos inspira tanto su belleza como el peligro de su extensión es dramático,la naturaleza siempre cobra y de alguna manera más allá de la conciencia de los hombres ea misma que maltratamos nos pasa factura en el futuro.

Un viaje maravilloso lejos de asfalto,un mundo cercano y lejano a la vez amiga.Un viaje para el alma,esa impresión sobrecogedora son esos códigos que los hombres y mujeres hemos olvidado entender.

Francis oliverio!!! Recúpero!....Vaya personaje! Mara

Un abrazo un beso y afines.

Dr.Krapp dijo...

Tus fotos, la primeras sobre todo, reflejan esa humedad consustancial a las selvas aunque esté reducida a su mínima expresión. El hombre debía haber sabido desde siempre que hay espacios donde su llegada nunca es bienvenida ya que rompen frágiles equilibrios ancestrales pero sus afanes económicos le impiden pararse a reconsiderar el alcance de sus actos.

Stanley Kowalski dijo...

Entre las letras de Quiroga y tus fotografías, éste es un post de antología!

Cuánta belleza y toda junta! Soy un afortunado, pues tuve la suerte de estar en Cataratas 6 o7 veces. Y siempre me quedo con las ganas de regresar. Es imposible describir con palabras lo que ves, oís, sentís,olés, es MARAVILLOSO!!!!!!!

Ni vos ni yo vamos a atacar a la foresta ni a la selva. El problema es que se den cuenta los que sí tienen el poder de hacerlo; y frenarlo, desde luego.

Felicitaciones Maracuyá! UNA ENTRADA DE LUJO!!!!!

SUSANA dijo...

La tensión entre los opuestos...siempre presente en la vida y en forma excelente en tu artículo.

Por un lado, la naturaleza generosísima con el paisaje y el ecosistema de este verdadero paraíso. Por el otro, el hombre egoísta y destructor.
Caramba que da pena e impotencia al mismo tiempo, y rabia.

No pensar más allá del ombligo y el pequeño presente es condenar el futuro. No lo entendemos Susy, no lo dimensionamos.

"Civilización" es un cartel que lucirá muy bonito clavado en el medio del desierto. Herencia cruel para las futuras generaciones.

Pocos saben de una tierra con sed, y de mirar el cielo con esperanza y tristeza. La mayoría ignora lo que es ver morir plantas, animales y sueños cuando la naturaleza te retira el saludo, cansada del maltrato.

Muchas Gracias Amiga por esta publicación, que por un lado nos mima con las bellísimas imágenes y por el otro, nos llama a la reflexión.

Mil besitos recontraguapa!!!!

PD: Absolutely! Is tooo much para el Poeta Maldito. Y una duda cruel ¿Dónde está Jéssica, la india guaraní???

Groucho dijo...

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras que el género humano no escucha.

Victor Hugo

PRECIOSAS LAS FOTOS Y PRECIOSAS LAS PALABRAS.
¿NO NOS DAMOS CUENTA DE LO QUE ESTAMOS HACIENDOLE AL PLANETA?
UN BESO.

maracuyá dijo...

Estercita, me encanta lo del ritual…jajá. Preparate el camisón, los puchitos y alguna bebida que no te dé sueño porque te voy dejando algo para empezar…unos cuentos aquí, algunos otros acá, el texto completo de A la Deriva y algunos más de Cuentos de amor, de locura y de muerte en esta página, y algunos Cuentos de la Selva en esta otra, más Anaconda. Después me contás.
Permitite ese consumismo…consumí con todos los sentidos en la selva paranaense, por ahí te acompaño.
Lamentablemente pienso como vos, me da terror…no hay que mirar para otro lado, hay que difundir…mucha gente desconoce lo que está pasando, y lo que pasará en esta loca carrera.
Lo que te dije de morir viviendo…cómo se haría en la desolación? en la amargura de dejar un mundo destruido?...noooooooooooo, no quiero.
Estercita, gracias…besos de mate en esta tarde de lluvia y sol.



Joselo. Si te contara que esa naturaleza que ves salvaje, está en recuperación? Que todavía faltan muchos años y mucha responsabilidad para que vuelva a ser lo que fue, aún en las hectáreas que se salvaron.
Gracias Jose, un beso.

Gamar dijo...

Los que están cerca y saben de esto no pueden hacer mucho. A la gran mayoría de los que están lejos, no les interesa.
Es muy impresionante y triste ver como la civilización acaba con todo y no va a parar hasta terminar con todo. No va a parar hasta que tenga al desierto en la puerta de su casa.
Desde hace algunos años busco el espacio, la excusa, para mostrarles videos a los chicos que los hagan tomar conciencia desde lo antes posible en su desarrollo para ver si eso produce algún cambio.
Es impactante ver como los chicos a esa edad, de 12 a 18 años, quieren tomar partido y hacer las cosas de forma ecológicamente responsables, hasta que se dan cuenta que sus propios padres fumigan los campos con los agroquímicos que ven en los videos como responsables de la contaminación del agua y la desaparicion de gran cantidad de animales que antes vivían en nuestra zona.
Mi esperanza es que ese choque con la realidad los haga, en su momento, decidir de forma responsables.
No soy muy optimista, pero peor es no hacer nada.
Como siempre, una delicia tu entrada y una verdadera clase en si misma.
Besos.

maracuyá dijo...

América...sé que tal vez rompí el encanto de la selva, pero no pude evitar poner algo que está pasando, como ahí en tantos lados...ya verás lo que el hombre ha destruido sólo en ese pequeño rincón del planeta.
Gracias mi guapa venezolana!!!
Me alegra que descifres códigos con el alma.
Viste que vino Recúpero??? No sabremos en que lugar de la selva está...pero está, y eso es lo que importa!!!
Muchos besos para vos.



Qué triste que tengamos que decir eso, Dr. Krapp. Pero así es; los hombres deberíamos aprender a ser bienvenidos...si no nadie recibirá a las futuras generaciones, si no no podremos recibirnos a nosotros mismos.

maracuyá dijo...

Miriam, había leído tu comentario y ahora no te encontraba!!! Este pequeño rectángulo, traiciona.
Aunque recuerdo haber visto las imágenes de esos hilos de agua, tristes imágenes, me cuesta relacionarlas con las magníficas y caudalosas cataratas que nos recibieron este noviembre...no he terminado el tema de esa manipulación de la naturaleza, ya iré contando un poco más.
Un abrazo virtual..y que el real sea pronto!!! Falta poco para el verano que prometiste....tengo buena memoria.



Stanley, seis o siete veces!!! No serás la reencarnación de Quiroga vos, no?
Ay, qué envidia...
Gracias, pero vos sabés bien que no hay palabras.
Besos...y feliz comienzo de ¡diciembre!!!

maracuyá dijo...

Ay Susana...me hacés temblar con esa definición de civilización, porque se puede presentir esa visión aterradora.
Una tierra con sed y otra que se está ahogando...se perdió el equilibrio. Y que nos quieran hacer creer que son los ciclos naturales del planeta!!! Basta de mentiras!!!
Jéssica? creo que estará encantando a su poeta con la selva en la piel, contándole historias cual Sherezade, para retenerlo.
Besos de lluvia, interminables, como ella acá.



Imagínate Groucho, si eso dijo Víctor Hugo, qué diría ahora si renaciera. Que no tengan que pensar lo mismo nuestros hijos de lo que decimos ahora...todos tenemos algún grado de responsabilidad con el mal uso que hacemos de los recursos naturales.
Gracias...me hubieran hecho mucha falta tu ojo fotográfico y...tu embajadora!!!



Gamar, no te canses, no te decepciones...hay que hacerlo porque no se puede querer, cuidar y conservar lo que no se conoce; no se puede sentir pertenecia con lo que se ignora. Algo, algo se puede sembrar en los chicos...vos lo habrás vivido como yo, muchas veces vienen papás a contarnos que sus hijos les han cuestionado sobre ciertos comportamientos inadecuados, porque tomaron conciencia en la escuela...y cuando un hijo te señala, es para pensarlo.
Vos lo dijiste, peor es no hacer nada...así me gusta Chiquito...no me mandaste ni una mora!!!, pero igual te dejo besos.

CorsáriO dijo...

~~~~~~
Helo!

Interesante! Un viaje por la selva en busca de la esmeralda perdida!!!Aterrizaje en la selva.
Sin duda, es preocupante todo lo que pasa con la madre naturaleza, la fuente de la vida y el equilibrio de nuestra existencia.
El mundo debe despertar. Todavía no es demasiado tarde, pero hay mucho que hacer para recuperar lo perdido y todo el daño causado.
Misiones, la geografía... las mariposas...conejos!... el río Iguaçu... y no las cataratas!!! jajaja estoy un poco decepcionado, pero voy a esperar...hay fotos de las cataratas???

... un beso Maracuyá.

~~~~~~

maracuyá dijo...

Decepcionado? mmmmmmmmm, no te creo nada Corsário, me parece que me estás provocando. Tal vez no lo dije con las mejores palabras ni espectaculares fotos...pero busca más información y sentirás, aunque a la distancia, el embrujo de la selva misionera.
Y cómo voy a hablar de las cataratas, sin situarlas en su magnífico entorno??? todo tiene que ver con todoooo.
No sé, tengo que ver si tomé fotos en las cataratas...estoy un poco olvidadiza, eu não me lembro.

Beijos, Cors.

Isabel Estercita Lew dijo...

Mil gracias Maracuyá, ya me puse el camisón  los voy a imprimir para ir leyéndolos y después te cuento.

Beijos

Estercitas

SUSANA dijo...

Amiga Querida:

Sos mi Pitonisa! Que los dioses te escuchen y nos sean favorables!

(espero que la foto sea con un paraguas a lo Mary Poppins, y no vestida de beduina y arriba del camello)

Besitos, Muuuuuuuuchoooosssss!!!!! Y con todo cariño mi cielo!

PD: Grande Jésssicaaaaaa!!!

maracuyá dijo...

Ay, qué lindo Estercita...despacito, la borrachera viene poco a poco.

Beijinhos

maracuyá dijo...

Tranqui SUUUU...recién me llamó Jéssica. Me dijo: La iuvia iegará a la Cordiiera. Ella sabe de naturaleza, hará su danza...Recúpero, se perdió otra vez?...ves, Jéssica sabe, jajajá.

Besos de talismán, Susi

Luis Antonio dijo...

Después de contemplar algunos ríos argentinos, los de mi tierra me parecen meros bosquejos de ríos. Sé que la cantidad de caudal no es sinónimo de calidad, pero en algunos de los míos el cauce está casi seco durante gran parte del año. Y sin agua, es obvio, no hay río, ni riachuelo, ni arroyo...

La naturaleza no es hostil, los hostiles somos los seres humanos. Ahí está la huella de su devastador paso... Fauna y flora cada vez más exiguas por la ambición desmedida y la falta de sensibilidad.

Afortunadamente, la creación de Parques Nacionales aquí, acá y allá preservará ámbitos testimoniales, tan solo, de lo que un día fue el mundo en el que deambulamos errantes.

Preciosas fotos, Maracuyá, las que nos muestras y gran sensibilidad la que pones de manifiesto con ellas y tus palabras. Sigo con mucho interés, no exento de emoción contenida, esta bella narración que anticipa otras venideras.

Un fuerte abrazo con aromas de selva virgen

lisebe dijo...

Que pena que me quede tan corta en este ambiente... habiendo viajado tanto..!! y no descubrir tanta belleza junta... pero me siento insignificante ante tanta magnificiencia junta la naturaleza es única!!! y no me canso de ver las fotografias.. permíteme que las observe todo el tiempo que me convenga porque me dan la paz para relajarme...

Besos mi querida Susi

Stanley Kowalski dijo...

Jajajaja!!! Aclaremos un poco. Fue un momento de mi vida en que no lograba sentirme en paz conmigo mismo. Fuí a Cataratas y sin buscar nada, encontré esa paz que buscaba.
Durante un año, tomaba el vuelo de los martes y regresaba el domingo. INOLVIDABLE!!
Pero Quiroga es otra cosa, un genio. Yo no llego a ser ni la tierra colorada que el pisaba, jajajaja!!!

Gracias por visitarme, querida amiga!!

BESOTES HERMOSA!!

maracuyá dijo...

Aunque sé de la gran importancia de los parques nacionales y de la comprometida tarea de la gente que trabaja en ellos, no me satisface, Luis, que los hombres necesitemos que nos creen espacios limitados para cuidar la naturaleza....como vos bien lo decís, para que quede sólo "testimonio" de ella.

Gracias por tus palabras (exagerado!!! vos sabés muy bien que ni ellas, ni las fotos cuentan lo que es). Bueno, lo de la emoción...sí, lo comprendo.

Para que se funda en uno, va también mi abrazo perfumado de selva.

maracuyá dijo...

Quién no se queda corto tantas veces, ante esa obra de arte, viva, que es la naturaleza, Lisebe

Habiendo viajado tanto, no te falta un viaje, queriiiiida amiga mía??? Adivina ¿cuál? ¿cuál?...muchos te esperamos de este lado.

Besitos para vos.

maracuyá dijo...

No soy tan fácil de convencer, mi querido amigo Stanley Horacio. Usted, con sus atrapantes historias y lo que me cuenta ahora, tampoco ayuda.

Besoooos

Etel. dijo...

Impresionante entrada, e impresionantes fotos.Has logrado ordenar muy bien las palabras y las frases, logrando este magistral reportaje de ese entorno espectácular del Iguazú. Mis recuerdos se han reavivado al leerte.Verdaderamente algo se ha de hacer, para preservar de la destrucción, a esa selva tan hermosa y que generaciones posteriores puedan disfrutarla, como hemos tenido el privilegio de hacerlo algunas personas.Yo tengo una imborrable visión de esa maravilla, que es la provincia de Misiones.
Maracuyá, muchísimas felicidades.
Un fortísimo abrazo.
Etel.

maracuyá dijo...

Querida Etel, me alegra mucho encontrarte y te leo con emoción. Imaginaba que esta entrada sería como el aire al fuego para tus recuerdos de Misiones. Gracias.

Cuando se piensa en el gran daño causado, apabulla y pensamos que es difícil hacer algo, pero un pequeño aporte de cada uno es mucho más que nada. Como dice mi amigo Corsário, Todavía no es demasiado tarde...agradezcamos eso.

Un abrazo cerca.

cristal dijo...

Mi querida Mara:
Gracias por este maravilloso viaje a lomos del Paraná. Siempre me ha gustado el nombre de este río, tiene resonancias de bellas canciones, de lunas llenas que navegan en sus aguas formando estelas de plata.
No tengo palabras para expresar el dolor que me causa la progresiva desaparición de las selvas de este mundo que se asoma poco a poco a la autodestrucción.
Que lugares tan bellos sigan estando amenazados, me produce rabia e impotencia, ¿cuando terminará esta carrera suicida hacia la nada?
Me alegra que tengas tan cerca esos paraísos, que hayas podido disfrutar de ellos y que nos hayas regalado con tus palabras una buena parte de su belleza.
Un abrazo fuerte, fuerte.

maracuyá dijo...

Hola Cristal...qué bonitas tus palabras, es así tan lindo como lo decís. El Paraná, el pariente del mar suena a melodías que nos acunaron, que acompañaron amores, nostalgias, besos y soledades, entre estelas doradas de sol y plateadas de luna...ese río, que trae el color de la tierra misionera, es el marco de la vida de quienes nacimos en sus orillas. A tanta distancia y vos lo percibís!!! Magia de tu inmensa sensibilidad y del Paraná.
Gracias Cristal...me quedo sin palabras para expresar la cercanía de sentimientos...sólo otro abrazo para vos, fuerte.

Nerina Thomas dijo...

La tierra colorada!! Un paisaje natural como pocos. Es lamentable, situaciones que has advertido, como es maravilloso su verde como en ninguna parte de nuestra zona argentina.
Me hace feliz, hayas podido compartir tanta belleza en tus ojos y en tu mente.
un abrazo y buen fin de semana amiga!!

maracuyá dijo...

Gracias Nerina...también me hace feliz compartir con vos estas impresiones de esa tierra colorada que conocés muy bien.

Un beso grande.

borraeso dijo...

La selva que muestras la imagino tan grande, que no me cabe en esas fotos que tanto sugirieren, y tampoco en las palabras, pero cómo te aproximas, mara, que me pierdo en ellas.

Sentimientos agridulces me invaden con tu reflexión, la de todos... Ahí están: naturaleza (libre y amordazada) y hombre (el avaricioso, el vándalo, el furtivo, el mentiroso, el conservador, el defensor... que hombres hay muchos...)

Naturaleza es para mí, como el hombre, sueño y pesadilla y amiga y hostil y poderosa hasta el punto de dar la vuelta al mundo que conocemos y ponerlo al revés...
¿No es capaz naturaleza de tragar tierra para vomitarla más allá?
¿No es el hombre capaz de construir y destruir todo a un tiempo?
Hoy seré optimista: será el hombre capaz de modificar con su paso pero en este juego, juegan más...

Llegó I-Guazú en palabras, finalmente, que hasta aquí salpica... que ya eché un ojo, hechizada...
Lujuria hecha agua, en alegre y ruidosa carcajada, apagando mis gritos que no podría silenciar allí...

Vuelen besosvencejo, en nube, apiñados...

maracuyá dijo...

Borra...no cabe, no cabe en las fotos, en las palabras, ninguna naturaleza.

Vos estás hechizada??? Pregúntame cómo estoy yo al leerte???!!!

Creo que alguien más te va a nombrar EMBAJADORA...y nada de risas, eh...que ese cargo no se lo doy a cualquiera.

Guardemos las carcajadas y los gritos para el I- Guazú...que ahí brotan sin poder sofocarlos...

Besitos en vuelo, de vencejos y mariposas con rocío de sueños.

Juan dijo...

Susy

Qué espléndidas fotos, qué maravillosa Naturaleza de esa zona.

Somos unos afortunados de este planeta llamado Tierra y tan negligentes en su cuidado que hacemos desaparecer gran parte de este gran tesoro que deberíamos cuidarlo como oro en paño.

Realizas una gran labor difundiendo estos maravillosos parajes e incitando a su cuidado y regeneración.

Un abrazo.

Juan Antonio

maracuyá dijo...

Juan...Gracias!!! Vos sos una persona con mucha sensibilidad, muchas veces te he leído describir, agradecer y homenajear tanta maravilla de la creación...por eso valoro y atesoro tus palabras. ¿Se puede menos que hacer un mínimo esfuerzo para que eso siga vivo?
Un beso enorme